Tecnología

Dragonfly, el plan de Google para lanzar un buscador censurado en China

China habría bloqueado Google durante el 25º aniversario de Tiananmen

Han pasado 8 años desde que Google dejó de operar en China por negarse a censurar contenidos. No obstante, ahora parece que están dispuestos a ceder ante las exigencias impuestas por Pekín: bajo su proyecto Dragonfly, Google planea lanzar un buscador censurado en China.

En 2010 Google se enfrentaba a las exigencias del gobierno chino para censurar contenidos; la respuesta por Sergey Brin, cofundador de Google, fue un no rotundo, provocando que la compañía se retirará dramáticamente del gigante asiático.

8 años después la actitud del gobierno en China no parece haber cambiado demasiado, pero la de Google sí. Parece que la compañía ahora está dispuesta a cumplir con los requisitos del gigante asiático y planea lanzar un buscador censurado en China.

El proyecto recibe el nombre clave de Dragonfly, y es una de las opciones que baraja Google para regresar a China. No obstante, la discordancia con las acciones tomadas en el pasado ha enfadado a algunos usuarios, que lo conciben como una victoria para el gobierno Chino.

Sin duda Google se encuentra dividido entre sus valores iniciales y los ingresos que traería entrar en el mercado chino. Estamos hablando de la segunda economía mundial donde la cantidad de usuarios crece a una velocidad vertiginosa, pero también de un país donde ponen límites al derecho universal a la libertad de expresión.

El proyecto Dragonfly arrancó en primavera del año pasado, y en diciembre de 2017 el actual CEO de Google, Sundar Pichai, y un oficial del gobierno chino se reunieron para mostrar una versión de su buscador adaptada a sus exigencias.

Los ingenieros y programadores de Google han desarrollado distintas versiones de la app, llamadas “Motai” y “Longfei”; podría lanzarse de aquí entre 6 y 9 meses si logra el aprobado del gobierno chino.

Google prohíbe cualquier app de minado de criptomonedas en la Play Store

El buscador censuraría contenidos en base a las exigencias impuestas desde Pekín, que bloquea cualquier crítica al gobierno; esto implicaría eliminar sitios webs y ciertos términos de búsqueda sobre derechos humanos, democracia, religión y protesta política, como explica The Intercept.

De seguir adelante con sus planes, Google dejaría entrever que la Muralla China de la censura – el Gran Cortafuegos – es, hasta cierto punto, infranqueable.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.