Empresa Tecnología

¿Donde están las startups unicornio de 2016?

El año pasado algunos gigantes tecnológicos pagaron sumas millonarias por adquirir proyectos tecnológicos, lo que hizo pensar que 2016 seguiría esta tendencia. Pero el mercado parece estancarse ¿ya no hay startups unicornio?
Escrito por Lara Olmo

El río de la financiación para las startups tecnológicas que vimos en 2015 se ha convertido en riachuelo este 2016. Apenas suenan casos de startup unicornio que hayan atraído cuantiosas inversiones. ¿Acaso han desaparecido?

Si por algo se recordará el 2015 es por las fusiones y acuerdos astronómicos a los que llegaron algunos gigantes tecnológicos con las llamadas startups unicornio (startups tecnológicas valoradas en 1.000 millones de dólares o más antes de salir a bolsa). Y aunque todo hacía presagiar que 2016 seguiría trayendo nuevos récords de financiación, las aguas en el sector tecnológico de Silicon Valley están bastante tranquilas, lo que ha hecho que más de uno se pregunte dónde están la sucesoras de Evernote o Snapchat.

Lo cierto es que estas startups que lograban atraer miles de millones de dólares habían pasado de ser algo tan escaso como un unicornio (de ahí su nombre) a superar la cifra de las 150.

Sin embargo, el 2016 está sorprendiendo por su tendencia contraria: han pasado cinco meses y apenas ha habido movimientos destacados, sobre todo en el sector tecnológico, uno de los que más startups unicornio “fabrica”.

Consejos para que tu startup sobreviva a la burbuja tecnológica

Uno de los casos que mejor ejemplifica esa euforia inicial que parece desinflarse es la aplicación Yelp, donde manifestaron que estaban dispuestos incluso a contratar a Goldman Sachs para ayudarles a buscar inversión pero que finalmente se echaron para atrás.

Para intentar entender esta falta de grandes inversiones y que aún no conozcamos una startup unicornio que las haya logrado, desde TechCrunch mencionan estos factores:

Las empresas privadas lo tienen más difícil para fusionarse

Se trataría de un problema estructural: a las startups unicornio de Silicon Valley les resulta más complejo gestionar las fusiones que a las empresas publicas, lo que influye negativamente en su valor. A la hora de hacer un intento de fusión, es mucho más difícil determinar cuánto vale cada empresa, porque suele responder a criterios subjetivos (para una serán los márgenes y para otra un crecimiento rápido).

Las adquisiciones ahora son más caras

La evolución de la economía en EE.U.. durante los dos últimos años ha sido buena, lo que ha provocado que cada vez sea más costoso para las grandes multinacionales comprar empresas pequeñas. La Reserva Federal ha aumentado los tipos de interés y seguirá haciéndolo, lo que encarecerá los préstamos.

Los acuerdos se analizan con detalle

Ahora se exigen datos más detallados sobre plazos, términos del acuerdo y cifras que hace un tiempo no se vigilaban con tanto detalle. El gobierno estadounidense se ha vuelto especialmente exigente con aquellos acuerdos que puedan suponer potenciales monopolios en un sector o que escondan quieran evitarse algún impuesto.

También es cierto que en periodo electoral la actividad empresarial se para un poco, de ahí que los acuerdos, las fusiones y adquisiciones se paralicen. No es de extrañar que cuando conozcamos al próximo presidente de la Casa Blanca se retomen negociaciones que ahora están paralizadas.

¿Ecos de los 2000?

No hace falta mencionar el último gan bache que atravesó el sector tecnológico en los 2000 porque todos lo conocemos bien.  Algunos sectores y expertos han recordado esta burbuja al opinar que las descomunales valoraciones de algunas startups tecnológicas estaban alcanzando niveles que no podrían mantenerse durante mucho tiempo.

Lo cierto es que este ‘estancamiento’ que estamos viviendo difícilmente se parece a lo que ocurrió hace 15 años. No hay que olvidar que los verdaderos referentes del sector tecnológico no son Snapchat, Evernote o Uber, sino Microsoft, Apple, Google o Dell, todas ellas compañías sólidas, rentables y con futuro.

Tampoco significa que ahora esté dejando de haber movimientos de capital; de hecho durante el primer trimestre de 2016 ya se han invertido 12 billones de dólares en proyectos tecnológicos.

 

Vía | techcrunch.com

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.