Tecnología

¿Conoces la diferencia entre usabilidad y experiencia de usuario?

Te explicamos la diferencia entre usabilidad y experiencia de usuario

Usabilidad y experiencia de usuario son dos términos de los que habrás escuchado hablar en referencia a la navegación online. Pero, ¿conoces su definición y las principales diferencias entre estos conceptos?

La definición oficial de usabilidad que nos proporciona la norma internacional ISO 25010 hace referencia a la capacidad del producto software para ser entendido, aprendido, usado y resultar atractivo para el usuario, cuando se usa bajo determinadas condiciones. Por otra parte, la norma ISO 9241-210 define la experiencia de usuario (UX) como el resultado de las percepciones y respuestas de una persona por el uso y uso anticipado de un producto, sistema o servicio.

7 claves que debe cumplir la plataforma de tu tienda online

Explicado de forma más coloquial, la usabilidad de una web o plataforma se mide en función de lo fácil e intuitiva que sea esta de manejar, mientras que la experiencia de usuario abarca más factores y va un paso más allá, refiriéndose a la satisfacción del usuario antes, durante y después de la navegación por un sitio web. 

Si tus usuarios tienen la posibilidad de navegar con facilidad de tu web, tu sitio tiene un buen índice de usabilidad, ya que cumple su propósito funcional. Si además, la experiencia es agradable, cómoda y positiva, podemos hablar de una experiencia de usuario favorable, apoyada por el diseño de la web y el menú de navegación.

Por supuesto, ambas se condicionan mutuamente, ya que una buena usabilidad es imprescindible para garantizar una experiencia de usuario positiva. En un ecommerce, elementos como facilitar todos los medios posibles de pago, ofrecer toda la información corporativa importante, tener un buen servicio de atención al cliente o mostrar los productos de forma atractiva mejora considerablemente la experiencia de usuario.

Factores fundamentales para lograr una buena usabilidad

Desde Hosteurope proporcionan un listado muy útil de factores que generan una buena usabilidad y otros que propician experiencias de usuario óptimas. Veamos cuáles son:

  1. Tiempos de carga rápido: Todo el contenido de tu web debe cumplir esta premisa, ya que de lo contrario frustrarán al usuario y aumentarán la tasa de abandono y el porcentaje de rebote de tu sitio web. Puedes medir la velocidad de carga de tu página con esta herramienta gratuita de Google.
  2. Diseño limpio y claro: Este factor propicia que el usuario pueda digerir de forma más sencilla la información de tu web. Para ello es fundamental organizar y jerarquizar la información, seleccionar los colores corporativos e iconos acertados para conducir a tu usuario, dividir las secciones adecuadamente y estructurar el menú de navegación. Es fundamental tener un diseño responsive y adaptar la web a dispositivos móviles, cada vez más usados.
  3. Accesibilidad: Este factor cobra cada vez mayor importancia, y cada vez son más webs, redes sociales y fabricantes que adaptan la tecnología teniendo en cuenta las dificultades físicas de los usuarios.
  4. Coherencia: Es fundamental adaptar los campos de texto a las posibles respuestas, resaltar campos obligatorios, no solicitar información irrelevante, mostrar mensajes de confirmación y no hacer tedioso o largo el proceso de compra en el caso de los ecommerce.
  5. Claridad: Debes ponerte siempre en el lugar del usuario a la hora de crear tu página web, evitando conceptos complejos y categorías demasiado genéricas, además de aportar toda la información valiosa sobre tus productos y servicios. 

Puntos que generan una buena experiencia de usuario

  • Usabilidad: Como hemos anticipado previamente, es muy importante que tu sitio web sea eficiente para que tus visitantes puedan cumplir el objetivo que pretendían al acceder a la plataforma.
  • Utilidad: Aunque pueda parecerte una obviedad, todos los elementos de tu web deben tener un propósito concreto. Si detectas que alguno sobra, elimínalo. La revisión debe ser constante para mejorar.
  • Confianza. Establece explicaciones a modo de FAQ (en inglés, preguntas y respuestas frecuentes) para que el usuario disponga de toda la información necesaria en cada paso de tu web.
  • Deseo: El diseño, la estética y un contenido multimedia de calidad pueden hacer mucho más deseable un producto, incidiendo directamente en una experiencia positiva de usuario.
  • Facilidad de búsqueda: El buscador, la nube de etiquetas y las secciones y subsecciones deben responder a las necesidades de consumidores e internautas a fin de que el consumidor quede satisfecho y tenga una experiencia positiva, encontrando en pocos segundos lo que estaba buscando, ya sea un artículo, un producto o una información determinada.
  • Seguridad: Es fundamental en lo tocante al intercambio de datos personales o información confidencial. Por ello, debes tener un certificado de seguridad SSL. 
  • Creación de valor: La información de tu web o los productos que vendes deben tener un valor más allá de lo económico, llenando las expectativas de los usuarios y diferénciadote de tu competencia. El debranding y el neuromarketing pueden ser tus aliados para construir valor.

Vía | Hosteurope

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.