Tecnología

Desde cuándo empezaron los coches a dominar el Mobile World Congress, un evento de… móviles

coches dominan mwc
Escrito por Jakub Motyka

Los coches han venido al Mobile World Congress para quedarse. Entre temas tan manidos como el 5G, el Internet de las Cosas o la nube, el mundo del motor aporta un toque de frescura a un evento que ha estado marcado por la tecnología en el coche.

Bastaba con darse un paseo para el Mobile World Congress de este 2018 para descubrir que este año han aparecido unos protagonistas inesperados en la mayor feria de tecnología del año: los coches. Entre móviles, tablets y ordenadores, resulta que marcas de la talla de BMW, Seat o Mercedes-Benz se han hecho hueco en una feria en la que el mundo de las cuatro ruedas cada vez tiene más peso.

Por qué el MWC no se va a mover de Barcelona (de momento)

El MWC es un evento que no disimula una realidad que se puede aplicar para cualquier otro aspecto de la vida: cuanto más dinero pongas sobre la mesa, mayor visibilidad tendrás. Este año, los grandes del motor han apostado por presentar sus novedades en el Mobile en unos stands que en algunos casos eran casi tan grandes como los de compañías tecnológicas puras y duras.

Seat tenía este año un privilegiado lugar en el mismo hall que compañías de la talla de Samsung, Intel o ZTE, y su espacio ocupaba lo mismo (o incluso más) que las parcelas de algunas grandes tecnológicas. Mercedes también fue al Mobile por todo lo grande, y BMW se atrevió incluso a montar un circuito de pruebas para hacer demostraciones de su coche autónomo.

El stand de BMW en el MWC 2018

Así era el stand que BMW desplegó en el MWC 2018 para mostrar la tecnología de su coche autónomo del futuro. Detrás del cartel había un circuito de pruebas con un coche autónomo dando vueltas en su interior

Entre pabellón y pabellón, BMW tenía un espacio al aire libre en el que pudimos probar su concepto del coche autónomo del futuro; Mercedes tenía un espacio cuidado hasta el detalle en el que mostró las novedades de su tecnología de a bordo; Seat se trajo dos coches al hall más codiciado de toda la feria, para mostrarnos todas sus novedades en materia de conectividad y seguridad; y Ford lo apostó todo al software con un lugar dedicado en exclusiva a su división de Ford Dev.

Pero, ¿desde cuándo empezaron los coches a invadir el Mobile World Congress? ¿En qué momento los móviles dejaron paso a los mastodontes de cuatro ruedas que hasta hace no tanto tiempo estaban reservados en exclusiva a las ferias del motor? Lo cierto es que esta revolución empezó hace no tanto tiempo.

El MWC 2018 olía a motor: los coches han entrado de lleno en el mundo de la tecnología

Seat en el MWC 2018

Seat tenía un impresionante stand en el MWC 2018

Hace algunos años, relacionar el mundo del motor con el de la tecnología era como tratar de juntar dos polos iguales de un imán. La tecnología que traían los coches a comienzos de este milenio era más bien anecdótica, pero en pocos años hemos pasado de eso a estar hablando ya de coches que se conducirán solos. Y las marcas del motor quieren dejar claro que apuestan por la tecnología.

Este año, en el Mobile World Congress 2018 se han dejado ver decenas de empresas relacionadas con la automoción. Y ya no hablamos solamente de los grandes, sino también de otras muchas compañías pequeñas que ofrecen soluciones para el coche del futuro (desde sistemas de radares para coches autónomos hasta alternativas para resolver el tráfico en las grandes ciudades, por ejemplo).

¿Cuándo empezó este despliegue del Mobile sobre ruedas? Seat aterrizó en el MWC allá por el año 2015, y lo hizo de la mano de Samsung para presentar sus soluciones de conectividad en el coche; Ford lleva muchos años asistiendo a la feria, y en la edición de 2012 llegó incluso a presentar un coche (el B-Max) antes del Salón de Ginebra; el grupo Daimler AG (Mercedes) más de lo mismo, presente año tras año en la Fira desde fechas similares.

Mercedes en el MWC 2018

El stand de Mercedes en el Mobile World Congress 2018

Lo que sí ha cambiado en estos últimos años es la forma en la que las marcas del motor llegan al Mobile. Ya no lo hacen de la mano de compañías tecnológicas, sino que se han vuelto independientes y ahora se atreven a encarar la feria por ellos mismos. Y es lógico: sus coches empiezan a estar lo suficientemente conectados como para llevarlos a este tipo de eventos sin necesidad de utilizar a ninguna marca tecnológica como “escudo”.

En el caso de Ford, por ejemplo, esta marca del motor no se vino a este último Mobile para lucir ante los asistentes sus coches, sino para centrar todas las miradas en Ford Dev: se trata de una división de la compañía que está centrada al cien por cien en el software, y su objetivo en esta feria era invitar a los desarrolladores de aplicaciones a que se pasaran por allí para ver si podían colaborar para integrar sus apps dentro de los navegadores de sus coches.

Ford en el MWC 2018

En el stand de Ford no había ni un solo coche: la compañía quería centrar toda la atención en Ford Dev, su división de desarrollo de software para sus coches

E incluso las tecnológicas se suben al carro (nunca mejor dicho)

Huawei y Porsche en el MWC 2018

Pero no penséis que todo este despliegue del mundo del motor en el Mobile de alguna manera ha “apartado” del foco a las compañías tecnológicas tradicionales. Lejos de eso, las marcas han decidido subirse al carro sumando esfuerzos con las compañías del motor para sacar adelante proyectos en común. Huawei, por ejemplo, se dio la mano con Porsche para mostrar un coche autónomo conducido… ¡por un móvil!

Huawei al volante de un Porsche Panamera

Al volante de este Porsche Panamera iba un Huawei Mate 10 Pro, el teléfono de más alta gama de Huawei que presume de funciones de inteligencia artificial. Aprovechando ese “cerebro” que incorpora el móvil, la compañía desarrolló en pocas semanas un sistema que permite dar órdenes al coche en función de los obstáculos que haya delante.

Durante la demostración, Huawei nos invitó a ir en el asiento de copiloto de este Porsche conducido por un móvil. El teléfono era el encargado de decirle al coche si tenía que acelerar o frenar, así como también manejaba el volante, y una cámara instalada en el techo del vehículo era la que le decía al móvil qué obstáculos tenía que esquivar en su camino.

El Porsche conducido por un Huawei

El maletero de este Porsche conducido por el Mate 10 Pro incorporaba todos estos sistemas que controlaban el volante y los pedales en base a las órdenes que les daba el teléfono

Y ahí no acaba esa relación entre tecnología y motor. Seat, por ejemplo, una de las novedades que presentó en el MWC 2018 fue precisamente la integración de los servicios de Shazam y Alexa dentro de su sistema de entretenimiento. Una vez más, la tecnología se abría paso en el mundo del motor.

Lo que nos deparará el MWC 2019 es todavía un misterio (aunque está confirmado que se quedará en Barcelona… al menos de momento), pero estamos seguros de que será una edición en la que el mundo del motor tendrá más presencia todavía. Quizás, de aquí a unos años incluso acabará haciendo sombra a los móviles.

Sobre el autor de este artículo

Jakub Motyka

Jakub es un redactor especializado en tecnología.