Al descubierto un plan para hundir WikiLeaks

hbgary wikileaks ataques anonymous“Habéis cabreado al enjambre”, ha dicho Anonymous. ¿La causa? El intento de infiltración entre sus filas de un trabajador de la firma de seguridad HBGary para dejar sus técnicas al aire. ¿La consecuencia? Un ataque de Anonymous a la empresa que ha dejado al descubierto miles de documentos privados, entre ellos un encargo a HBGary para hundir WikiLeaks con calumnias, mentiras y ciberataques.

Se trata de un plan que la firma de abogados Hunton and Williams encargó a esta y otras empresas como son Palantir Technologies y Berico Technologies. La compañía legal cuenta entre sus clientes con grandes firmas como Bank of America, uno de los futuros objetivos de WikiLeaks según los rumores.

El documento revelado, que la propia WikiLeaks no ha dudado en publicar en su sitio, no duda en proponer tácticas de desinformación, de sabotaje y de difamación y ataques cibernéticos, muchos de ellos constitutivos de delitos tanto en Estados Unidos como en otros territorios en los que opera. También recomienda promover o crear enfrentamiento entre las distintas facciones que se han creado así como tratar de convencer al público moderado de que se trata de una organización “radical e insensata”. Este es un ejemplo del documento hecho público por Anonymous.

“Ciberataques contra la infraestructura para conseguir los datos que quienes envían documentos. Eso matará el proyecto. Puesto que ahora los servidores están en Sucia y en Francia, formar un equipo para acceder a la información es más directo”.

hbgary wikileaks ataques anonymous

Atacar a quien defienda WikiLeaks

Los planes de HBGary y las empresas colaboradoras no se quedan en hundir a WikiLeaks. Sus clientes les pidieron que también desacreditasen a otros personajes públicos que han mostrado su apoyo a la organización que ha denunciado públicamente los crímenes de guerra cometidos por el ejército de Estados Unidos en sus misiones en el extranjero, así como los documentos de diplomacia sobre sus relaciones internacionales conocidos como Cablegate.

Entre estos objetivos está el periodista Glenn Greenwald, que ha apoyado abiertamente a WikiLeaks, así como el soldado Bradley Manning, encarcelado con cargos de revelación de documentos clasificados y una de las viejas fuentes de la organización. “Hay que acabar con este nivel de apoyo”, dice el documento, que además sugiere que “sin el apoyo de gente como Glenn, WikiLeaks caerá”. Se pone una vez de manifiesto la capacidad de control de la opinión pública a través del control de las voces disidentes de la idea generalizada con acceso a canales de opinión y a publicaciones.

HBGary no se ha pronunciado acerca de la veracidad de estos documentos, y tampoco hay pruebas fehacientes para demostrar que finalmente se pusieron en práctica. Y tampoco puede negarse que se haya producido dado que la campaña de difamación contra WikiLeaks, en español también, contra su fundador, Julian Assange, y contra quienes les han apoyado en Estados Unidos ha sido constante desde mediados de 2010. Ya sea de forma legal o incumpliendo la leyes vigentes como la propia Anonymous, perseguida por el FBI.

La necesidad de control de la red y de la información que por ella circula está llevando a los grupos de poder a utilizar técnicas cada vez más agresivas. Y, desde hace mucho, ajenas al derecho a la información.

Contenidos Relacionados

Top