Desarrollar videojuegos en un entorno de hombres

gobal jamHace ya unos días que tuvo lugar por diferentes sedes de todo el mundo el Global Game Jam, un evento que reúne durante 48 horas a jóvenes profesionales y aficionados del sector de los videojuegos que tienen que desarrollar su propio juego a toda velocidad divididos en grupos de 3 o 4 personas. Os voy a contar cómo fue mi experiencia siendo la única mujer entre 60 hombres.

El Global Game Jam se realiza a nivel mundial desde el 2002. En España desde el 2009 en Madrid, y este año también Barcelona se ha apuntado al reto. El número de participantes crece a pasos agigantados. En 2009 sólo se presentaron en Madrid 25 participantes, 31 en 2010 y casi 60 en ésta última edición.

Este artículo es fruto de la colaboración entre ReadWriteWeb en español e Irene Gabriel. La autora es diseñadora gráfica y grafista en la startup española Earned Media.

Eran alrededor de las 2 cuando llegué al MediaLab Prado. Saludé a algunas caras conocidas; a Pedro González, director del Máster de Desarrollo de Videojuegos de la Universidad Complutense, que es también el organizador del evento, y a algún ex alumno del máster, pero aún faltaban la mayor parte de los asistentes. La llegada por goteo de los participantes se alargó hasta casi la hora de la presentación del tema sobre el que versarían los juegos: “extinción”. Pocos minutos después, los grupos de trabajo ya estaban formados, los guiones de los juegos casi definidos y todos los allí presentes nos disponíamos a empezar 48 horas de intenso trabajo.

Mi grupo estaba formado por tres programadores: Daniel Sánchez, Jorge López y Miguel Guardiola y yo, que era la artista. El proceso de crear un videojuego no es nada fácil, así que en 48 horas aún menos. Al ser la segunda vez que participábamos éramos muchísimo más conscientes de las limitaciones que supone este reto, aunque teníamos muy claro que este año para nosotros lo más importante era aprender cosas nuevas y disfrutar al máximo de la experiencia.

Pasos rápidos para definir un videojuego

Lo primero fue definir el argumento: queríamos hacer una versión del arca de Noé, “Noerd’s Ark”. Lo segundo, las mecánicas: nuestro protagonista iría por diferentes escenarios buscando parejas de animales al ritmo de una música. El jugador tendría que pasarse el juego antes de que acabase la canción. En tercer lugar comenzó el proceso de desarrollo en sí. La tecnología utilizada fue XNA, que aunque ninguno teníamos conocimiento de ella, es un lenguaje muy apropiado para desarrollos ágiles. Mientras mis compañeros programaban, yo iba haciendo los gráficos del juego.

noerds ark

El tiempo pasó volando, y el fin de semana terminó entre cajas de pizzas, botellas vacías, risas, gritos y sobre todo muchos suspiros de agotamiento. Hay quienes apenas habían dormido unas pocas horas en todo el evento, pero todos seguíamos en pie, deseando presentar nuestras obras e irnos casa a descansar.

Este año se crearon nada menos que 14 videojuegos y el nivel fue muy superior al de las pasadas ediciones (se pueden descargar aquí). Tan solo un grupo de los 15 que iniciaron el evento abandonó antes de tiempo.

La mujer en los videojuegos

Como era de esperar, por segundo año consecutivo, fui la única asistente femenina al evento. Pese a lo que pueda parecer, sobrevivir 48 horas rodeada por casi 60 informáticos no es tarea difícil, ni a la que haya que temer. La gente resulta ser siempre extremadamente agradable e interesante. Todos estamos siempre dispuestos a ayudar a los demás ya que más que una competición, este evento trata de estimular la creatividad, el compañerismo y la comunicación entre jóvenes con intereses comunes.

Sin duda, este área sigue siendo principalmente masculina, aunque cada vez hay más mujeres a quienes les gustan los videojuegos. No me extrañaría que dentro de poco, eventos como el Game Jam tuviesen una mayor participación femenina.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top