El desarrollador que más amaba su proyecto

Ron Avitzkur Apple calculadora gráficaRon Avitzkur es un desarrollador que en 1993 tenía 27 años, era freelance y trabajaba para Apple en el desarrollo de una calculadora gráfica para el PowerPC. La compañía canceló el proyecto antes de que llegase a ser terminado, pero esto no detuvo a Avitzkur, que se colaba en las instalaciones de la empresa para acabarlo. El joven programador decidió hacer esto porque quería trabajar en un proyecto que le apasionase y creía que esta calculadora sería muy útil para la enseñanza. Y por este mismo motivo no quiso trabajar en otros de los proyectos que estaba desarrollando Apple, a pesar de que se lo ofrecieron. De todos modos, varios factores ayudaron a que Avitzkur lograse su objetivo. En primer lugar, contó con la ayuda de su amigo Greg Robbins, que también trabajaba para la compañía. Además, Apple le pagó un año completo de trabajo, a pesar de que el proyecto no duró tanto, por lo que no necesitaba ingresos adicionales y podía dedicar su tiempo a este proyecto. Por si fuera poco, según cuentan en Mental Floss, el desarrollador pudo conservar su pase de seguridad, que no fue cancelado, por lo que pudo entrar sin problemas al edificio de Apple en Infinite LoopDurante un tiempo. Llegó un momento en el que varias personas sabían lo que estaban haciendo estos dos trabajadores, pues ellos mismos se lo dijeron. De esta forma consiguieron tener acceso a los prototipos de PowerPC que necesitaban para trabajar en su programa, pero se confiaron demasiado y Avitzkur confesó lo que hacían a una superior que avisó a seguridad e hizo que cancelasen su pase. Por lo tanto, durante los últimos meses tuvo que esconderse de ella y, además, entrar en el edificio cuando sabía que habría mucha gente. Si no lo conseguía, tenía que pedir a algún amigo que le abriese una puerta lateral. Afortunadamente, conservó el pase y, aunque no le permitía entrar y debía alejarlo de los sensores (pues podía hacer saltar la alarma), hacía que pasase desapercibido. Finalmente, en noviembre (es decir, tras tres meses de trabajo a escondidas) Avitzur y Robbins consiguieron finalizar el proyecto y, gracias a algunos de los ingenieros que les ayudaron durante todo el proceso, presentárselo a sus jefes. Cuando el ordenador salió al mercado al año siguiente, lo hizo con el programa, que ha sido incluido en más de 20 millones de dispositivos desde entonces.

Etiquetas ,

Contenidos Relacionados

Top