Tecnología

Demanda a Apple porque le robaron la idea del iPhone en 1992

patente iphone
Escrito por Juan Carballo

Thomas S. Ross, un ciudadano de Florida, Estados Unidos, reclama 10 millones de dólares a Apple porque, según él, los de Cupertino le robaron la rentable idea del iPhone hace nueve años.

Lo cierto es que Ross registró en 1992 la patente de un “dispositivo de lectura electrónica” (ERD) con forma rectangular y que se podía manejar con solo una mano.

En la demanda asegura que él fue “el primero en registrar un dispositivo diseñado y agregado como una nueva combinación de medios y herramientas comunicativas […] cuya identidad fue, desde entonces, secuestrada y explotada por el iPhone de Apple, los iPods, iPads y otros”.

El truco definitivo para conseguir espacio extra en el iPhone

Ross también aportó pruebas gráficas que apoyan sus teorías, como los dibujos y esquemas adjuntos en la patente original de 1992. Cree que los productos de Apple son “sustancialmente iguales a los dibujos técnicos de la ERD” y que los dispositivos derivados (iPhone, iPod, iPad) siguen la misma línea estética y funcional.

dibujos-patente-iphone-ross

Dibujos adjuntos en la patente de T.S.Ross.

La demanda contra Apple reclama una compensación económica de 10.000 millones de dólares y el supuesto inventor del iPhone afirma que es “un royalty razonable” porque supone solo un 1’5% de las ventas futuras de la compañía. Los de Cupertino ingresaron 235.000 millones de dólares en 2015, de los que Ross se llevaría aproximadamente 3.500 millones.

La patente nunca fue aprobada porque Ross no pudo pagar el importe correspondiente y el expediente se declaró abandonado tres años después, en 1995. Él afirma que Apple “rebuscó en la basura” para diseñar el iPhone y otros dispositivos posteriores. “En lugar de crear sus propias ideas, Apple decidió buscar en la basura como una estrategia de I+D” insiste.

En el texto también se cita a Steve Jobs, que dijo “siempre hemos sido descarados robando grandes ideas”. De acuerdo con el demandante, Apple le ha causado “un gran daño irreparable que no se puede compensar completamente y que no se mide en dinero”. La batalla legal de Thomas S. Ross le lleva ahora hasta la Corte del Distrito Sur de Florida, donde un jurado tendrá la última palabra en esta historia.

Contenido publicado en Computerhoy

Sobre el autor de este artículo

Juan Carballo

Periodista de formación, curioso hasta la médula. Mi interés por la tecnología me viene de lejos, cuántas veces desconfiguré y arruiné aquel IBM de mi infancia buscando respuestas a la magia de la informática. Hoy sigo igual, pero esta vez mi objetivo es compartir esta pasión con vosotros y seguir aquí en la brecha.