Motor Tecnología

D.E.P.: Google dice adiós a Firefly, su icónico coche autónomo

Waymo, el coche autónomo de Google, estará blindado frente a los hackers gracias a la desconexión a la Nube

No era el mejor coche, pero sí el símbolo de la revolución en el mundo del motor que quería liderar Google. Ahora, con la llegada inminente del coche autónomo a los mercados, su futuro está sellado.

Desde que Google decidió dar sus primeros pasos en la conducción autónoma, siempre hemos tenido en mente la extraña pero adorable silueta del Firefly, su prototipo de automóvil del futuro. Un vehículo gris y blanco, con un diseño minimalista al más puro estilo de Larry Page y Sergey Brin, con un frontal futurista (casi recuerda a un rostro humano debido a la colocación de las luces y los sensores) que apenas tenía dos plazas; ambas para viajeros ya que este coche no disponía de pedales ni de volantes.

Estos automóviles, desarrollados al 100% por la propia Google en un inicio y por su spin-off Waymo a continuación, eran la joya emocional de esta apuesta por el transporte del mañana. Y sí, hablamos en pasado porque la compañía ha decidido cancelar la fabricación de nuevos Firefly y confirmar la defunción de esta genial y atrevida idea.

“Desde el principio, Firefly fue concebido como una plataforma para experimentar y aprender, no para su producción en masa“, han explicado el diseñador industrial YooJung Ahn y el ingeniero de sistemas Jaime Waydo en el blog oficial de Waymo. “Mediante el diseño y la construcción de un vehículo autónomo desde cero, hemos sido capaces de descifrar algunos de los rompecabezas tempranos de esta tecnología, como dónde debíamos colocar los sensores, cómo integrar los equipos o aquello que los pasajeros necesitan en un automóvil que se conduce solo”.

Así pues, Waymo/Google seguirá experimentando su tecnología de conducción autónoma con los vehículos de fabricantes convencionales con los que ya venían trabajando desde hace algún tiempo. Es el caso de los 600 Chrysler Pacifica de que se compone la flota más al uso de esta compañía, que compondrán junto a varios Lexus y coches de otras marcas la gran apuesta de Alphabet para lanzar el primer coche verdaderamente autónomo al mercado. Recordemos que, entre otras ventajas, estos vehículos circulan a la velocidad normal de cualquier automóvil y no a los 40 km/h que conseguía alcanzar a duras penas el FireFly.

¿Qué pasará con los Firefly que Google ya había fabricado? Según indican desde la multinacional norteamericana, estos prototipos se mostrarán al público en sendas exposiciones en Austin (donde circuló por primera vez) y Mountain View, así como en el Museo del Diseño de Londres.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.