Tecnología

Crean un algoritmo que detecta si te mienten en un email

Escrito por David Hernández

Aunque muchos pecan de inocentes, lo cierto es que las mentiras están a la orden del día. Muchas de ellas nos llegan a través del correo electrónico con promesas imposibles o incluso con ciertas sospechas de lo que nos puedan decir nuestros amigos o familiares.

Lo anterior se acabó. Gracias a un algoritmo podrás saber quién te miente en cada uno de los correos electrónicos que recibas.

Los investigadores Stephan Ludwig, Tom van Laer, Ko de Ruyter y Mike Friedman, han creado un algoritmo diseñado para analizar correos electrónicos y predecir si contienen mentiras, y eso con más precisión de lo que podría intuir un ser humano.

Este algoritmo interpreta cómo la gente escribe cuando pretende mentir. Para ello este algoritmo se ha creado en base a reglas de mentiras establecidas cuando la gente miente a la hora de escribir con un uso específico de la lingüística.

Cómo acceder a Gmail sin introducir la contraseña

Por ejemplo, la gente a la hora de mentir evita el uso de pronombres como “yo”, “tu, “el” o “ella” y en su lugar hacen un uso más pronunciado de adjetivos. Además los mentirosos tienden a sobreexplicar las cosas o situaciones para intentar convencer al receptor y también a sí mismos.

Un algoritmo de este tipo podría usarse en multitud de situaciones como en una conversación real con amigos o familiares, pero también para saber si un político nos miente (aunque para esto, estarás con nosotros que no hace falta) o hay algo raro tras un seguro del hogar.

5 claves para que no hackeen tu correo electrónico profesional

A este algoritmo todavía le queda mucho por mejorar, pero se podría implementar de manera automática en un procesador de texto, o en servicios de correo electrónico para que, en un futuro, nadie pueda engañarnos.

Artículo publicado en Computerhoy

Sobre el autor de este artículo

David Hernández

Periodista, comunicador y escritor. La tecnología es mi pasión y mi perdición. Redactor de Computerhoy.com y TicBeat.com, firmo también en publicaciones de videojuegos e igualmente me atrevo con los libros. Eso sí, todo junto pero no agitado.