Tecnología

“Cosas maravillosas” locales y ponentes internacionales en el próximo TEDxMadrid

En 1984, en Estados Unidos, arrancaba un evento que se alejaba de lo que siempre han sido las conferencias tradicionales. Mezclaba tres campos diferentes (tecnología, entretenimiento, diseño; de ahí la T, la E y la D de su nombre)y acabó convirtiéndose en lo que es hoy: una cita para la innovación, para compartir nuevas ideas. Desde principios de los 90 se celebran anualmente y en la actualidad han dejado de estar limitadas a un espacio físico concreto. Las conferencias TEDx han dado un salto geográfico y se celebran en varias ciudades de todo el mundo, siempre bajo el paraguas y las reglas de juego de la organización sin ánimo de lucro que está detrás del nombre y, sobre todo, de la filosofía.

Entre las muchas ciudades en las que se celebran conferencias TEDx (y que va en España desde Santiago de Compostela hasta Ponferrada pasando por Sevilla, Murcia o Barcelona) se encuentra Madrid, que acogerá el próximo 15 de septiembre la nueva edición del evento en El Matadero.

“Hay unas reglas comunes”, nos explica en una cafetería del centro de Madrid Antonella Broglia, TEDx Ambassador y una de las organizadoras de TEDxMadrid, “todos nos llamamos TEDx”. Las reglas “básicas” son sencillas, tal y como desgrana Broglia: “no se vende desde el escenario, no se hace comercio de nada, no se defienden ni una agenda religiosa ni de partidos políticos”. “Damos mucha importancia a lo que es local”, apunta, señalando qué es lo que es específico de la edición madrileña del evento. “Nos gusta mezclar ponentes que vienen de fuera con ponentes de aquí con el objetivo de revelar ideas o proyectos de Madrid que no están en absoluto presentes en el circuito de conferencias de emprendedores, de innovación o de creatividad. Y eso es lo que hemos hecho esta vez. Hemos buscado hasta debajo de las piedras”, bromea, “cosas maravillosas que se hacen en esta ciudad y sobre las que nosotros no teníamos ni idea”.

En la próxima cita en Madrid la lista de ponentes abarca a expertos de todos los ángulos y de todas las disciplinas. Basurama, un colectivo que hace arte con la basura; el fundador de Couchsurfing, Casey Fenton; un catalizador de comunidades como Rob Hopkins, o el colectivo de artistas urbanos Boa Mistura se subirán al escenario para presentar sus ideas. Y ellos sólo son una selección de todas las diferentes propuestas del TEDxMadrid.

– ¿Cómo se puede encontrar el equilibrio entre campos de trabajo tan diferentes y tan exóticos? Cuando uno piensa en basura, por ejemplo, no piensa en arte, que es lo que vosotros lleváis.

Todo tiene su espíritu: ángulos muy diversos que se presentan allí y que es la gente quien tiene que unir esos puntos. Son esas conexiones invisibles al principio que hacen que uno se vaya a casa más rico y con una visión más interesante de las cosas. Basurama, por ejemplo, ha sido un descubrimiento para nosotros. Llevan diez años concienciando sobre esa cosa sensible que es la basura, que tiene una importancia vital en nuestro sistema de vida. En esta civilización pensamos en basura de una forma muy despreciativa, pasamos de las cosas basura a la gente basura muy rápidamente. Esta charla va a llamar la atención porque demuestra que la basura no existe. Es una categoría de la mente.

Una imagen de la pasada edición del TEDxMadrid

– Otro aspecto llamativo del programa es que váis a comer la cosecha del día.

Vemos la fruta y la verdura que está en el supermercado pero hay muchas más cosas que salen de la tierra. Hemos pensado que, como se trata de plaza pública (es el leit motiv de la edición de este año), tiene sentido el concepto de mercado que se hacía en la plaza en un tiempo. Sería bonito que, junto con toda la tecnología, el público pudiese ver la cosecha tal y como se presenta, sacada de las huertas de Madrid. Traemos al evento los melones, los tomates, todas estas cosas que han salido de la tierra la tarde anterior, la exponemos para que la gente la pueda ver y luego nos la vamos a comer. Vamos a probar el sabor del tomate salido de la tierra, de una cosecha ecológica; vamos a enseñarlo bien, vamos a prepararlo y degustarlo y luego lo vamos a cocinar y comer durante la hora de la comida. Es un experimento. A lo mejor era más fácil organizar un cátering pero…

– También está muy dentro de la filosofía de los encuentros TED, que no sólo se habla de tecnología, sino también de algo mucho más allá

Por supuesto. Hemos tenido la suerte de ir al evento californiano y hemos visto que la comida está muy, muy, cuidada. Vienen los camiones del sur de California a traer bocatas y fruta del campo. Sí que hay un grandísimo interés en la comida. Hemos querido probar y es otra cosa que merece la pena difundir: comer de la cosecha, directamente, un farmer market que viene al evento.

– Este año también se estrenan las unconference. ¿Qué son exactamente?

En España no se hace mucho. Lo hemos visto en eventos TED en los Emitatos Árabes, en Qatar y en Reino Unido. Durante una hora el evento descansa y esa hora se convierte en un espacio autogestionado por el público. Cuando recibe la entrada, el asistente recibe un link a un espacio reservado que es una especie de tablón de anuncios, en el que la gente que quiere escribe sobre qué convocaría su propia unconference. No una conferencia sobre un escenario, sino una reunión con personas. Expone el tema, cómo lo quiere tratar y los demás pueden indicar si les interesa. El día del evento distribuimos la lista completa de las unconference. No se trata de cantidad, sino de distribución (con que dos personas se muestren interesadas en ese tema en concreto, la unconference será incluida en la jornada) Damos la lista completa y las distribuimos por la nave del Matadero. La gente votará con su silla: coge su silla y se va a sentar en la isla que le interesa. Son simultáneas: Si no te gusta, te vas a otra.

TICbeat es media partner en esta edición de TEDxMadrid

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico