Tecnología

Las consecuencias en la Red de un abrazo a Obama

Scott van Duzer, propietario de Big Apple Pizza, un restaurante italiano de la localidad de Fort Pierce, en Florida, recibió una visita inesperada. El presidente de Estados Unidos Barack Obama, candidato del partido demócrata a las próximas elecciones, hizo una parada que no estaba prevista en su agenda. En el establecimiento de pasta y pizzas, ambos bromearon juntos y el dueño le dio tal abrazo que lo levantó del suelo. No sabía el revuelo que esta acción provocaría en Internet.

El restaurante de van Duzer hasta el momento sólo tenía dos críticas en Yelp, un portal con gran presencia internacional para encontrar comercios locales y opinar sobre ellos. Ambas eran del año 2009 y tenían cinco estrellas, según Cnet. En el momento de escribir esta entrada el número de críticas es de 2328 y crece a cada minuto.

La fotografía del propietario del restaurante levantando en vilo de un abrazo a Obama se ha difundido por Internet y los medios de comunicación. A partir de ahí, el sitio de van Duzer en Yelp comenzó a registrar reseñas negativas, pero no sobre su local sino sobre su actitud política.

Se le ha criticado a diestro y siniestro por mostrarse tan visiblemente alegre de recibir a Obama siendo él propietario de un pequeño comercio, un sector del que se despreocupa el actual presidente de Estados Unidos, según el discurso republicano.

Incluso se le ha llegado a calificar de “traidor”, ya que según se ha podido saber más tarde su ideología es republicana. También se ha pronosticado la ruina de este pequeño (por el tamaño de su negocio, no por el de su figura precisamente) hostelero, argumentando que después de esa acción sus “libros de cuentas van a estar en rojo muy pronto”.

Poco más tarde empezaron a afluir masivamente comentarios del signo político contrario. Las reseñas cambiaron de color y ahora apoyaban al propietario del restaurante, justificando su honesto acto y su coherencia. Ni que decir tiene, en estas críticas la valoración era de cinco estrellas, mientras que en las anteriores era de una solo, el mínimo.

Ahora, cuando alguien quiera informarse sobre la calidad de las pizzas y la pasta, la atención del servicio y la satisfacción que ofrece el local Big Apple Pizza, de Scotte van Duzer, se encontrará con una retahíla de rencores políticos y alegatos.

Imagen Cnet

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano