Tecnología

¿Cómo serán las bibliotecas en un futuro cercano?

library-425730_1280
Escrito por Marcos Merino

¿Pueden las bibliotecas seguir liderando el acceso de la población a la cultura en plena Era Digital? Sí, si deciden usar las tecnologías adecuadas.

Las bibliotecas han cumplido en los últimos tiempos un papel fundamental a la hora de convertir el conocimiento en algo accesible para la población: en una época en la que pocos podían permitirse la posesión de libros (y mucho menos de una gran cantidad y variedad de los mismos) estas instituciones, contando con respaldo público o privado, abrieron una ventana a nuevos mundos para amplios porcentajes de la población.

Por eso, las bibliotecas tienen ahora la opción de volver a liderar el acceso de la ciudadanía a las nuevas formas de conocimiento, lo que en este caso se traduce en las nuevas tecnologías del mundo digital. Su nueva misión alfabetizadora se amplía en esta segundo década del siglo XXI al campo de las habilidades tecnológicas.

Por eso, ya no basta con que nuestras bibliotecas ofrezcan préstamos de DVD’s, ni siquiera de e-books: la lista de nuevas tecnologías que pueden integrar en su oferta es cada vez más amplia y relevante. Ya os hablamos hace un tiempo de los nuevos servicios que ofrecía el uso de la tecnología ‘beacon’ en bibliotecas. También tenemos el ejemplo de la biblioteca Hunt de la Universidad Estatal de Carolina del Norte: una instalación abierta al público, y en la que el usuario puede encontrar salas de ordenadores portátiles, colecciones de videojuegos… e incluso un laboratorio de impresión 3D para crear modelos de plástico.

Pero hay más ejemplos:

Realidad aumentada: LibrARi

Aplicaciones como LibrARi (desarrollada en la India) ya permiten, usando un tablet, ‘navegar’ físicamente por la biblioteca mostrando información contextual como la categorización de los libros o la localización exacta de uno de ellos.

Drones: Flirtey + Zokal

Amazon se ha dado cuenta de que el futuro pertenece a estos pequeños artefactos, pero no hay razón alguna para que la compañía de Jeff Bezos mantenga el monopolio sobre el suministro de productos culturales por vía aérea. Por eso, la startup australiana Flirtey ha hecho causa común con el servicio Zookal de alquiler de libros para ofrecer un sistema de entrega de libros vía drone. ¿Y si el siguiente paso fuera lograr que la solicitud y la entrega de libros con drones tuviera lugar dentro de la propia biblioteca?

Libros físicos con interfaz digital: FingerLink

Por mucho que valoremos los viejos y buenos libros de papel, deberemos reconocer que los ebooks cuentan con ventajas de las que aquéllos no disponen, puesto que el acceso a una interfaz digital permite tareas como la búsqueda inmediata de referencias en la web, la obtención de traducciones o la escritura de notas.

Pero quizá las bibliotecas del futuro puedan ofrecernos todas esas tareas sin dejar de lado el papel. O al manos eso es lo que pretende Fujitsu con su FingerLink: un dispositivo equipado con una cámara para leer los libros y un proyector que permite mostrar información digital sobre el papel, e interactuar con ella de forma táctil.

Un todo en uno digital: Nimble

Un paso más allá va Nimble, una tecnología desarrollada por el ingeniero de Google Sures Kumar y que aúna varios avances tecnológicos: desde tarjetas electrónicas que nos guían en la búsqueda de un libro por la biblioteca aunque esté fuera de su lugar habitual, hasta un escritorio digital que nos permite “subrayar” libros físicos, o compartir fragmentos de su texto en las redes, o consultar documentos similares en formato digital.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.