Tecnología

Cómo ser Flickr después de Flickr: la herramienta online de fotografía cumple diez años

Cómo ser Flickr después de Flickr: la herramienta online de fotografía cumple diez años
Escrito por Manuela Astasio

Las comparaciones son inevitables, pero ¿y si Flickr no es una red social, sino una comunidad online?

Flickr acaba de cumplir diez años, y lo ha hecho recordando las glorias del pasado, pero ¿hacia dónde camina? La plataforma de fotografía de Yahoo se congratula, a través de su blog oficial, de ser la primera comunidad online en la que los usuarios pudieron almacenar, organizar, etiquetar y compartir fotografía digital.

Apenas seis meses después de su fundación, Flickr ya contaba con galerías, presentaciones a modo de diapositivas, comentarios, etiquetas y grupos, y, un año después, el gigante Yahoo se fijó en la entonces todavía startup y la adquirió.

“Antes de Flickr”, expresa uno de sus cofundadores, Stewart Butterfield, en el blog, “no había forma de compartir tus fotografías con tus amigos, tus familiares o con el público general”. Pero ¿y después?

Según los estudios, Instagram, el hábitat natural de la fotografía móvil, es la red social que más crece en actividad. Facebook, que, por cierto, acaba de cumplir también diez años, se autodefine como “el mayor álbum de fotografías del mundo”, con 250.000 millones de imágenes, y la gestión y edición de la imagen digital parece también uno de los caminos que Google+ ha escogido para convertirse en una red social verdaderamente atractiva. ¿Qué ha hecho Flickr ante toda esa competencia?

Pese a haberse adelantado a Instagram en el territorio de la fotografía móvil –Flickr cuenta con app para iOS desde septiembre de 2009 y con versión Android desde 2011, mientras que Instagram no llegó a dichos sistemas operativos hasta 2010 y 2012, respectivamente- Flickr no ha conseguido imponerse a esta red social. Según datos de la última encuesta de uso de aplicaciones de GlobalWebIndex, en los últimos meses de  2013, la utilización de Flickr descendió del 7% que detentaba en el trimestre anterior a un 6%. Instagram, en cambio, aumentó de un 18% a un 21%. La aplicación móvil, además, acaba de incorporar la publicidad a su plataforma y se encuentra inmersa desde hace tiempo en un intenso proceso de coqueteo con el ecommerce.

Mientras Instagram, en apenas cuatro años, ya supera los 150 millones de usuarios, Flickr, en una década, se ha situado en 92 millones y, según cita Techcrunch, la actividad de éstos ha aumentado un 170% desde que la plataforma aumentó el almacenamiento que les ofrecía a un terabyte, el pasado mes de mayo.

Nuestra hipótesis es que, probablemente, Flickr no deba competir ni compararse con las redes sociales porque no es una red social tal y como hoy las entendemos. Flickr sigue siendo, más bien, una “comunidad online”, tal y como nació; un lugar en el que la gente intercambia comentarios pero en el que la interacción social no fluye al ritmo frenético al que hoy estamos acostumbrados.

La fotografía ha de ser lo que más preocupa a su equipo, que, hace poco, coincidiendo con el cambio de imagen de Yahoo y la entrada de la CEO Marissa Mayer, rediseñó su apariencia para dar, precisamente, prioridad a sus imágenes. Dos de las últimas actualizaciones de la plataforma van también en esta dirección: el pasado mes de noviembre Flickr anunció que implementaría un servicio para que los usuarios pudiesen encargar e imprimir álbumes en papel con sus fotografías, y, algo después, en diciembre, lanzó una opción que permite embeber de manera fácil y atractiva, a la par que corporativa, sus imágenes en blogs y webs.

Esa última medida, precisamente, demuestra que Flickr es consciente de cuál es uno de los principales usos que hoy se le da, si no el mayor: el de buscador de imágenes libres de derechos o con posibilidad de atribución para ilustrar todo el contenido que, a diario, se genera en la red. En esa línea, también, en mayo de 2012 la plataforma incorporó botones de Pinterest para que los usuarios pudieran repinear desde dicha red social fotografías de Flickr citando a su autor.

Foto cc: caterina

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.