Tecnología

Cómo mejorar tu portfolio como freelance en 7 pasos 

Consejos para mejorar tu portfolio como freelance

El portfolio es el espejo que hace brillar las competencias, habilidades y experiencia de cada trabajador freelance. Para que el tuyo no se pierda en una marea de documentos idénticos y repetitivos que suenan igual a los potenciales clientes, te contamos algunas de las formas más creativas para pulirlo.

Al igual que un currículum original, amigable, diferente o interactivo amplía las posibilidades de su candidato para ser elegido para el puesto vacante, en el lado de los trabajadores por cuenta propia -un segmento que crece como la espuma ligado a las nuevas modalidades de empleo remoto, el trabajo TIC o la digitalización-, el portfolio es la herramienta indispensable que todo freelance debe poner a disposición de su target para diferenciarse de la competencia y exhibir su talento y resultados. 

5 errores de novato que los freelances no deben cometer

Un buen portfolio debe ser sintético, brillante, magnético, útil y preciso. Debes tener en cuenta que la inmensa mayoría de clientes y empresas no quieren leer acerca de la experiencia o la formación de cientos de profesionales –para eso ya está tu perfil de LinkedIn-, pero si ver muestras de tu trabajo y conocer tu nivel como experto para guiar sus negocios, administrar sus redes sociales, diseñar un logo o generar contenido.

Para que consigas un mayor número de proyectos como freelance y añadas valor a tu marca personal en la red, además de ganar en visibilidad para tus potenciales clientes, puedes llevar a cabo esta serie de pautas creativas.

7 maneras creativas de enriquecer y mejorar tu portfolio freelance

  • Solo lo mejor de lo mejor: exhibe tus proyectos más destacados. Especialmente cuando tengas una trayectoria más dilatada, deberás apostar por que prime la calidad frente a la cantidad, destacando de forma visualmente atractiva y detallada aquellos encargos de los que te encuentres más orgulloso y que tus clientes hayan valorado de forma más positiva. Por lo tanto, cada dos o tres meses revisa tu portfolio y dale un pequeño lavado de cara.
  • Ponle números a tus mejores trabajos: Además de la creatividad, la eficacia será valorada por muchas compañías y profesionales interesados en contratar tus servicios. Si el anuncio que diseñaste obtuvo 500.000 impresiones, tu cobertura de un festival de cine formó parte de una revista digital con miles de páginas vistas o lograste aumentar en 200.000 seguidores las redes sociales de tu último cliente, indícalo a través de números o infográficos.
  • El medio es el mensaje, como decía McLuhan: Como señalaba este teórico, es fundamental escoger el medio que más te conviene para llegar con más fuerza a tu público deseado. Por ejemplo, si vas a acudir a un evento de networking sobre marketing digital puedes imprimir tarjetas creativas con enlace a tus redes sociales, mientras que si eres programador puedes darle a tu portfolio apariencia de videojuego. La propia manera de exhibir tu trabajo puede aportar pistas sobre tus marcas diferenciales y tu valor.
  • Refleja tu personalidad en el portfolio: Recuerda que como profesional freelance, no vendes únicamente tus competencias, habilidades y un producto final. sino que tu marca personal entra en juego. Puede que nadie tenga tu sentido del humor para una viñeta o texto satírico, que tu forma de ilustrar te convierta en una joya única del diseño gráfico o que tu estilo de reporterismo sea exclusivo. Refleja en tu portfolio -mediante un vídeo o una infografía es una gran idea- tus valores, aficiones, gustos, ambiciones y deseos, para dar una imagen de mayor humanidad y cercanía con el cliente.
  • Testimonios en primera persona, esenciales: El feedback es esencial para los profesionales freelance, por lo que es muy importante que a través de una pequeña encuesta o valoración solicites a tus antiguos clientes que pongan nota a tu trabajo y valoren tu estilo, tus resultados o la efectividad del servicio que les has proporcionado. De esta manera, al igual que el clásico boca a boca pero trasladado al entorno online, tu visibilidad aumentará de forma exponencial, y con ella, tu reputación. 
  • Entrando por los ojos: Obviamente, el contenido de tu portfolio es lo determinante, pero debe estar avalado por una potente presentación gráfica y un diseño que refleje tu identidad corporativa desde los colores a un logotipo personalizado-. Cuida este aspecto, selecciona una plantilla de tu agrado o recurre a herramientas especializadas para que tu portfolio no desanime a tus clientes desde el sentido de la vista.
  • Utiliza palabras clave de tu sector: Etiquetar tus habilidades y prestaciones es fundamental para llegar con más potencia a tus clientela potencial. Si realizas consultoría SEO, eres fotógrafo artístico de interiores, diseñas páginas web o eres creador de contenidos, utiliza sinónimos y keywords hábilmente dispuestas en tu portfolio para perfilar tus competencias. Por el contrario, huye de las palabras manidas o frases típicas que no añaden valor a tu propuesta.

¿Dónde puedo crear mi portfolio freelance?

A continuación, te recomendamos varias plataformas online gratuitas que puedes aprovechar para diseñar tu portfolio online:

  1. Iconify: Con un diseño minimalista, esta plataforma te permite generar tu propio portfolio online de manera atractiva y sencilla. Puedes conectarlo con tus cuentas y perfiles en redes sociales y medir tus visitas gracias a sus métricas.
  2. Behance: En esta comunidad creativa que aglutina a miles de profesionales también puedes crear tu perfil y colgar tus trabajos. 
  3. Carbonmade: Esta plataforma no requiere conocimientos previos de código, por lo que podrás utilizar su interfaz para presentar tu trabajo, siendo especialmente recomendada para ilustradores, diseñadores gráficos o artistas.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.