Empresa Tecnología

Cómo limpiar tu bandeja de correo electrónico después de vacaciones

Te damos los mejores consejos para limpiar la bandeja de entrada de tu correo electrónico al volver a la jornada laboral

¿Tus vacaciones acaban de finalizar y estás desesperado ante la ingente acumulación de mensajes de correo electrónico sin leer en tu bandeja de entrada? Que no cunda el pánico: hemos preparado una lista de consejos que debes seguir para gestionar este proceso con éxito.

Puede que durante las últimas semanas del verano hayas estado ausente de tu trabajo, hayas programado algún mensaje de correo electrónico, o hayas optado por las respuestas automáticas para disfrutar de tu descanso sin lidiar con proveedores, jefes, clientes o empleados. De todos modos, por muy organizado que hayas sido, es muy probable que al retornar a tu puesto de trabajo, te encuentres la avalancha de tu bandeja de entrada a rebosar. 

Trucos de Gmail para mejorar la productividad

En torno a esta cuestión, la plataforma web y móvil Noysi ha calculado que, dado que el trabajador medio de una oficina recibe una media de 80 correos electrónicos diarios, al acabar las vacaciones puede tener que enfrentarse a unas 30 horas para leer, responder o gestionar los archivos adjuntos.

En este artículo queremos darte algunas directrices básicas para enfrentarte a la gran cantidad de mensajes de correo electrónico acumulados durante las vacaciones. Respira hondo y lee varias soluciones a continuación.

Consejos para limpiar tu correo electrónico al volver al trabajo

  1. Establece prioridades laborales antes de revisar el correo electrónico: ¿Con quién es imprescindible que hables? ¿Cuáles son tus proyectos y objetivos más inmediatos?
  2. Contacta con los principales clientes para indicarles que has regresado al trabajo y que te encuentras nuevamente a su disposición.
  3. Revisa los asuntos o títulos de cada correo electrónico: Es fundamental realizar una primera lectura para detectar la urgencia de cada uno de ellos y proceder en orden a su apertura. De esta manera ganarás en productividad y reducirás el estrés inicial.
  4. No pierdas tiempo leyendo todo el hilo de una cadena de email a no ser que esta sea muy importante: Intenta ponerte en contacto con uno de los miembros de la misma o captar una síntesis del contenido.
  5. Ten planeadas respuestas tipo para determinados proyectos o metas: Por ejemplo, para aquellos emails que no tengan un carácter urgente, puedes enviar una respuesta de confirmación de que lo has leído y aportar cuándo podrás contestar de forma más extendida y detallada.
  6. Busca alternativas como las llamadas telefónicas, el chat de empresa, las videoconferencias o las aplicaciones de mensajería instantánea para resolver cuestiones con determinados contactos. La conversación en tiempo real tiene un carácter más rápido e inmediato, además de ser más productiva.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.