Tecnología

¿Cómo enmendar una penalización de Google a tu web?

google-76517_640
Escrito por Marcos Merino

Te mostramos cómo detectar si tu web está siendo penalizada y los pasos a dar para revertir esa situación.

Conseguir aparecer en los primeros puestos de las búsquedas de Google puede ser una tarea vital para muchos negocios. Eso, por desgracia, conduce a muchos de ellos a llevar al límite de las reglas sus estrategias de posicionamiento. En otros casos, webs de todo tipo que se han mentenido dentro de las reglas descubren que, de buenas a primeras, éstas han cambiado (actualización del algoritmo de Google mediante) y han pasado al lado oscuro del SEO. Las consecuencias, en uno y en otro caso, suelen ser inevitables penalizaciones de Google que se traducen en rápidas y drásticas caídas de las cifras de tráfico.

Hay dos tipos de penalizaciones distintas que un webmaster puede recibir:

  • Acción Manual: según Matt Cutts, el equipo Anti-Webspam de Google que él mismo lidera realiza unas 400.000 de éstas todos los meses. Para confirmar si nuestra penalización es de este tipo, debemos acceder a las Google Webmaster Tools y comprobar las notificaciones.
  • Penalización algorítmica: no hay una decisión humana tras esto, es meramente automática. También es más difícil de confirmar: nos obliga a correlacionar el período de tiempo en que observamos el descenso de visitas con el historial de cambios en el algoritmo de Google.

Los enlaces suelen ser el problema

Una de las causas más habituales de penalización son los links no-naturales (Google detecta/interpreta que has realizado una estrategia de pirámide o intercambio de enlaces). Si la penalización ha sido manual, el aviso en Google Webmaster Tools te avisará de la razón de la misma. En cualquier caso, nunca está de más analizar los links externos que apuntan a nuestra página. Para ello, podemos hacer uso de la herramienta Open Site Explorer (de pago) o de la función “Descargar más enlaces de muestra” de las Webmaster Tools (aunque esta herramienta es menos completa).

Una vez descargada la lista de enlaces, podemos analizarla para detectar sitios de baja calidad. Esto se puede hacer a través de Monitor Backlinks (de nuevo, de pago) o meramente usando el sentido común (opción bastante factible si la lista de enlaces no es muy extensa).

Una vez identificados los enlaces que probablemente nos estén penalizando, tenemos dos opciones:

  • Ponernos en contacto con los webmasters de esos sitios para que dejen de enlazarnos.
  • Desautorizar enlaces a través de la herramienta Disavow Links de la que nos provee en propio equipo anti-webspam de Google. Según la propia compañía, esta herramienta…

“… Se trata de una función avanzada que se debe usar con mucha precaución, ya que, si se usa incorrectamente, podría perjudicar al rendimiento de tu sitio en los resultados de búsqueda de Google. Te recomendamos que desautorices los backlinks sólo si crees que existe un número considerable de enlaces artificiales, de baja calidad o con contenido fraudulento que apunten a tu sitio y estás convencido de que podrían suponerte un problema”.

Pedir perdón a Google

Una vez solucionado el problema (si la penalización no está relacionada con los enlaces no-naturales, no nos quedará otro remedio que repasar las directrices para webmasters de Google y revisar que nuestro sitio web se ajuste a las mismas), tenemos que dar el siguiente y último paso: “pedir perdón” a Google solicitando la reconsideración de la penalización, a través de otro apartado de las Webmaster Tools.

Aquí, Matt Cutts nos da unas indicaciones sobre cómo realizar adecuadamente esta petición (luego, ya sólo nos quedará esperar):

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.