Tecnología

¿Cómo el Big Data puede ayudar al análisis de costes en una empresa?

Cada vez son más los responsables de finanzas que deciden apoyarse en herramientas de Big Data y analítica de información para encontrar estos polos de reducción y mejora de los costes.

Se puso de moda durante la crisis económica, quizás con más publicidad (negativa) de la que era necesaria. Hablamos de la reducción de costes, una de las bases de cualquier gestión empresarial eficiente y que, aun pese a todas las críticas por los excesos cometidos, se trata de un aspecto crucial para garantizar la sostenibilidad y el éxito de cualquier empresa.

Esta tarea suele ser desempeñada por el director financiero de la compañía, quien debe examinar todos y cada uno de los procesos de la organización para detectar áreas de mejora donde recortar gastos o implementar mecanismos de nuevo cuño que sean más económicos. Todo ello, además, sin afectar a la rentabilidad de la empresa ni a la calidad de los productos.

Como es obvio, esta misión es ardua y puede convertirse en un propósito de dimensiones épicas cuando estamos ante empresas de gran tamaño o de extraordinaria complejidad. Por ello, cada vez son más los responsables de finanzas que deciden apoyarse en herramientas de Big Data y analítica de información para encontrar estos polos de reducción y mejora de los costes.

¿Cómo podemos apoyarnos en el Big Data?

Las posibilidades que se abren con las nuevas tecnologías para el análisis de costes pasan por distintas vertientes y aplicaciones concretas: desde la identificación de los productos y servicios que pueden reducirse o eliminarse sin afectar a la rentabilidad de la empresa hasta el desarrollo de un plan de reducción gradual de costes a nivel general y de área funcional sin afectar a la organización, pasando por el establecimiento de métodos de seguimiento (Business Intelligence o aplicaciones ad-hoc de visualización y reporting de datos masivos) y control del cumplimiento del plan de ahorro de costes.

La mitad del gasto tecnológico en 2020 estará relacionado directamente con el dato

Más todavía: las soluciones de Big Data permiten a los directores financieros realizar mejores evaluaciones de impacto y detección de posibles acciones de mejora, análisis de aspectos críticos donde debe centrarse la estrategia para conseguir una reducción más efectiva sin afectar a la calidad o establecer de los riesgos a considerar en la aplicación del plan de reducción y adecuación de costes a la realidad de la empresa.

Igualmente, podremos utilizar aplicaciones online y herramientas en la nube (cloud) o SaaS para reducir gastos directos e indirectos en la gestión del negocio e incluso en el servicio que se presta a los clientes. Así mismo, también encontramos herramientas de análisis de datos para explotar al máximo de las ventajas fiscales y las ayudas económicas y financieras que reduzcan los costes y gastos operativos. Parte de ello pasa por asegurarse de que las condiciones de los proveedores cumplen todos los requisitos y con los niveles de certificación adecuados (costes de imagen) o de implementar un sistema de control periódico de las acciones encaminadas a reducir todos los costes, vigilar los objetivos de cumplimiento y en caso de desvíos no previstos aplicar las medidas correctoras específicas.

¿Qué datos deben ser analizados?

Para poder explotar todas estas posibilidades, las empresas deben consolidar y analizar datos de una amplia variedad de fuentes, que abarcan prácticamente todos los núcleos de interés de la organización: desde los procesos administrativos, financieros y operacionales hasta otras fuentes de entrada (formularios, web, blogs, correos electrónicos, etc), la gestión de los costes por stock o los modelos de planificación, ejecución, control y contratación de operaciones.

*En la elaboración de este artículo se han recogido impresiones de varios CFO, fabricantes de soluciones de Big Data para el entorno financiero y planteamientos de la CEREM Business School.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.