Colegios canadienses ponen orden en los autobuses escolares a base de WiFi

schoolbus2

Los alumnos de las escuelas Prairie Rose, repartidas por la provincia canadiense de Alberta, tardan hasta noventa minutos en completar el trayecto de casa al colegio. Para que los niños tengan algo que hacer en ese tiempo, se equiparon algunos autobuses con conexión inalámbrica a Internet.

El resultado es sorprendente: meses después, el mal comportamiento a bordo, antes habitual, se ha reducido de forma notable, según recoge el diario canadiense Calgary Herald.

Hasta el punto de que, si la conexión abandona el autobús por unos momentos, el conductor llama apresurado al centro para que la devuelvan inmediatamente, como ha comentado el director de tecnología de Prairie Rose, Lyle Robert.

¿Están haciendo los deberes?

Y no es que los escolares pasen esos noventa minutos descargando películas o cotilleando en Facebook. La conexión de los autobuses cuenta con los mismos filtros que la de los colegios, que limitan el acceso a redes sociales y streaming, así que los responsables de Prairie Rose barajan la posibilidad de que sus alumnos incluso estén haciendo los deberes.

El superintendente, Doug Nicholls, no se reconoce tan inocente como para pensar que los chicos emplean todo el tiempo que están conectados en trabajar para la escuela. Afirma que sabe que lo más probable es que utilicen Internet de la misma forma que lo harían en casa.

Pero aunque solo pasaran un 25% del viaje empleando la red para uso escolar, eso añadiría, destaca Nicholls, muchas horas extra al curso académico.

Apoyo gubernamental

Las autoridades escolares de la provincia han puesto a disposición de los alumnos que realizan viajes de más de una hora netbooks para el trayecto. Estos son los preferidos por los chicos más pequeños, mientras que los que ya están en el instituto prefieren utilizar sus propios smartphones y tabletas.

El proyecto está siendo sufragado por el gobierno de la provincia, mientras un experto en educación investiga sus resultados. El equipo –un router y una antena- cuesta alrededor de mil dólares, con un consumo de entre cuarenta y cincuenta dólares al mes por cada vehículo.

Esta idea lleva gestándose unos cuantos años. En un principio, fue descartada por la escuela debido a su alto precio, pero arrancó cuando obtuvo financiación oficial, después de que se diera a conocer en un simposio.

Foto cc: bsabarnowl

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.

Contenidos Relacionados

Top