Motor Tecnología

Coche eléctrico o diésel, ¿cuál interesa más?

trive ecommerce coches
Escrito por Redacción TICbeat

Actualmente, la oferta de coches nuevos es muy amplia, ajustándose a diferentes presupuestos y necesidades en cuestión de tamaños y motorizaciones. Sin embargo, esto a menudo puede resultar una labor tediosa para el comprador final, ya que debe enfrentarse a una decisión que afectará directamente a los años futuros, aunque para ello existen recomendadores que facilitan al menos la búsqueda. Una duda interesante es la que existe entre el coche eléctrico o diésel, y es que, ¿cuál interesa realmente más?

En estas líneas vamos a tratar de exponer las diferentes ventajas e inconvenientes de ambos sistemas de propulsión, ya que son dos tipos de vehículos muy diferentes pero que se pueden ajustar a un perfil de conductor muy determinado. Además, debemos tener en cuenta diversos parámetros, como es el caso del precio, el coste de mantenimiento, subvenciones y ayudas oficiales, y desplazamientos, entre otros.

Coche eléctrico

El coche eléctrico es el futuro de la movilidad personal, un futuro que estamos alcanzando poco a poco, pero al que aún no hemos llegado. En primer lugar, los sistemas de propulsión eléctricos se encuentran una fase temprana de desarrollo, pecando de limitaciones como la autonomía y la recarga de la batería. No es problema de los fabricantes, sino de una tecnología que aún no ha sido inventada pero que supondrá una auténtica revolución con su llegada.

Los desplazamientos, a menudos, de un coche eléctrico están condicionados por su rango de autonomía, por lo que viajar en trayectos largos se convierte en una labor tediosa. Además, la infraestructura de puntos de recarga en España se encuentra en una fase casi arcaica, donde encontramos pocas instalaciones y, a menudo, muchas de ellas no operativas. La planificación es la clave de éxito si vas a viajar con un coche eléctrico, aunque esto supone un sobreesfuerzo que no todos los conductores están dispuestos a afrontar.

El precio es la otra gran desventaja de un eléctrico. Debido a las grandes inversiones en I+D que los fabricantes realizan para desarrollar esta tecnología, los precios de venta son elevados. Además, si elegimos un vehículo como un Tesla, la cifra puede alcanzar los 100.000 euros si nos decantamos por las versiones más completas y equipadas. Por el contario, existen muchas ayudas a la compra, como el Plan MOVEA, que ofrecen descuentos y facilidades para adquirir un coche eléctrico.

El coche eléctrico reciclable

Mientras tanto, debido a los elevados niveles de contaminación, muchas son las ciudades que aplican sus protocolos anticontaminación con el fin de reducir los niveles de partículas nocivas en la atmósfera, entre las que incluimos Madrid y muy pronto Barcelona. Estos protocolos restringen el acceso a vehículos con motor de combustión, mientras que híbridos y eléctricos no se ven afectados. Del mismo modo que los estacionamientos en zonas controladas por el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), donde aparcar un coche eléctrico es gratuito.

Coche diésel

Un coche diésel (y también un coche de gasolina) presenta fortalezas en las principales debilidades de uno eléctrico. En el caso de la autonomía, un coche diésel cuenta con unos rangos extendidos, mientras que una recarga del depósito de combustible se realiza en apenas unos minutos. Por su parte, la infraestructura de gasolineras en todo el mundo es suficiente para que no debas planificar paradas para recargar combustible a lo largo de tu viaje.

Sin embargo, se encuentran en el principal punto de mira. Esto se debe a que el diésel emite, por lo general, mayores niveles de partículas contaminantes a la atmósfera, mientras que escándalos como el del Dieselgate protagonizado por el Grupo Volkswagen, solo ha ayudado a lapidar más aún los motores de gasóleo.

Las maneras más fáciles de alquilar un coche

Son los principales afectados en materia de impuestos, como el de circulación o la tasa que debemos abonar para la pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). No cuenta con subvenciones oficiales para promover su compra, no al menos desde el pasado verano cuando finalizaron las ayudas del Plan PIVE 8, mientras que se restringe su acceso a ciudades cuando se activan los protocolos anticontaminación y deben abonar las cuantías de los parquímetros.

Pese a todos estos puntos negativos, un coche diésel es muy recomendable para todos aquellos conductores que superen los 25.000 kilómetros anuales realizados en autopistas y carreteras nacionales, ya que el coste de mantenimiento, pese a ser más elevado que en un gasolina, permite amortizar rápidamente el sobrecoste por el ahorro que supone en el gasóleo. Aunque si vas a hacer muchos kilómetros por ciudad, es más acorde elegir un motor de gasolina (como mínimo) para evitar emitir partículas excesivas en núcleos urbanos.

Conclusión

¿Cuál interesa más, un coche eléctrico o uno diésel? La respuesta a esta pregunta se encuentra en el tipo de conductor que seas. Si nos basamos en kilometraje, un diésel es más interesante cuanto mayor sea la cantidad de kilómetros anuales recorridos.

Sin embargo, si eres de esos conductores que prefiere el transporte público para grandes desplazamientos y un coche tan solo para moverte por ciudad, te recomiendo encarecidamente que des el paso a la movilidad eléctrica.

Por último, para todos aquellos que no cumplan con ninguno de estos dos requerimientos, los coches híbridos, bien enchufables o no, pueden ser una solución perfecta mientras esperamos a que la tecnología siga su curso evolutivo.

 

Artículo publicado en Autobild.es

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.