Tecnología

COBOL, del pasado al presente: ¿solo para los profesionales de TI más mayores?

IBM-Mainframe-en-1965

Recorremos con Marcel den Hartog un camino desde el origen del mainframe, su explosión con el lenguaje COBOL hasta el presente, con una escasez de profesionales cualificados en esta área.

Hace muchos años, los mainframes gobernaban el mundo, eran los únicos ordenadores disponibles para grandes compañías capaz de procesar grandes cantidades de transacciones. Estos inmensos equipos y sus periféricos, a menudo del tamaño de una cancha de baloncesto, empezaron a aparecer en bancos, aerolíneas, compañías de seguros o grandes distribuidores.

Sin embargo, estas máquinas sólo sabían comunicarse en un lenguaje de ‘máquina’ (primera generación) o en un lenguaje llamado Assembler (segunda generación) que permitía a programadores muy especializados llevar a cabo tareas con comandos como BAL (Branch And Link) o SR (Store Register) que directamente manipulaban la memoria del mainframe y el conjunto de instrucciones. Según explica a TICBeat Marcel den Hartog, director senior en EMEA Product Marketing de CA Technologies. “Si se hacía cualquier cosa mal (algo tan simple como olvidar especificar la longitud de la cadena cuando se tocaban caracteres) el mainframe sencillamente se podía parar, eso me pasó a mí”.

La generación COBOL

Marcel den Hartog, director senior en EMEA Product Marketing de CA Technologies

Marcel den Hartog, director senior en EMEA Product Marketing de CA Technologies

Más adelante, algunas mentes brillantes se dieron cuenta de que estas máquinas podían hacer mucho más por las compañías y decidieron que un lenguaje de programación más sencillo y mejor marcaría una gran diferencia. ¡Incluso concibieron que los equipos de negocio podrían escribir sus propios programas! Este fue el inicio de la tercera generación en el lenguaje de programación, conocido como COBOL. Marcel den Hartog añade que el COBOL era muy similar al inglés y si se le dedicaba tiempo era, y continúa siendo, uno de los lenguajes más potentes para crear aplicaciones de negocio para el mainframe. De hecho, fue desarrollado como un lenguaje muy estructurado, fácil de leer y mantener.

A lo largo de los años el COBOL fue mejorado para soportar bases de datos relacionales, protocolos modernos como SOAP que permiten que otras plataformas se comuniquen con el mainframe, y mucho más, lo que alargó la vida de billones de líneas de código COBOL escritas en los 70, los 80, los 90 e incluso hoy en día. “Yo mismo fui parte de la generación que escribió esas nuevas aplicaciones. Todavía recuerdo claramente la emoción de escribir transacciones COBOL que reemplazaban muchos cálculos que requerían un gran trabajo manual”, se enorgullece Marcel den Hartog.

A finales de los 80 y principios de los 90 el COBOL se empezó a ver como algo de la generación anterior. Los proveedores de software crearon nuevos lenguajes de cuarta generación que tuvieron éxito en varias áreas, pero que nunca llegaron a reemplazar del todo las rápidas y eficientes aplicaciones escritas en COBOL.

Fiabilidad probada

Los intentos por llevar el lenguaje COBOL a plataformas y sistemas operativos modernos como Windows nunca llegaron a triunfar, pero las grandes inversiones que las compañías habían realizado en aplicaciones escritas en COBOL todavía sorprenden hoy en día. Por otra parte, existía la preocupación por la cercana jubilación de los programadores de estos lenguajes. Sin embargo, se pensó que el problema se resolvería por sí solo, ya que llegado ese momento dichas aplicaciones habrían sido reemplazadas por otras más modernas, ¿no? Incorrecto. “Reescribir todos esos programas resultaba realmente caro, y además soportaban cientos de miles de aplicaciones críticas de negocio que podrían desbaratar una empresa, o incluso un país, si fallaban”, explica Marcel den Hartog.

¿Cuáles son los lenguajes de programación más demandados por las empresas?

Pero en ese momento llegó la recesión y todo el mundo tenía cosas más importantes de las que ocuparse que en reescribir algo que funcionaba en un sistema que también funcionaba bien. ¿Cuáles eran los beneficios entonces?

Además de esa gran fiabilidad, esas aplicaciones estaban tan bien escritas y eran tan eficientes que podían procesar fácilmente millones de transacciones rápidamente, y nadie estaba seguro de si una versión más moderna podría hacer lo mismo. Además, en ese momento las transacciones mainframe ya eran parte integral de aplicaciones (móviles) más modernas. Prácticamente todas las aplicaciones de banca en Internet de hoy hacen están conectadas con una aplicación que reside en un mainframe.

Mainframe: la historia del sistema condenado a morir que resurgió de sus cenizas

No obstante, los programadores COBOL se están jubilando. Y tal y como marca el mercado, cuando hay escasez de algo suben los precios. “Conozco a muchos jóvenes profesionales de TI que han descubierto que las habilidades en COBOL están muy demandadas. Y mientras siga habiendo cientos de grandes compañías en Europa y miles en el mundo, ¿por qué no invertir unos pocos meses en aprender COBOL?”, añade Marcel den Hartog. “Si es uno de los pocos que saben COBOL, podría potencialmente ganar más dinero que si se encuentra entre los miles de programadores que conocen lenguajes más populares en la actualidad”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • COBOL, una tecnología muerta que nunca morirá.