Cinco falsos mitos sobre el futuro de la nube

nubes

Hemos hablado mucho sobre el futuro de la nube y casi no nos hemos dado cuenta de que ya está en nuestro presente. Eso sí, muchas de la previsiones que se hacían sobre este futuro han resultado (como tantas otras veces) erróneas. Permítanme un breve recorrido por la historia de lo que nos decían que iba a ser el futuro pero nunca ha sido presente, cinco errores manifiestos en ese complejo arte de adivinar el futuro al que tanto nos hemos aficionado en este sector.

Mito 1: cloud computing será (y solo será) una manera de reducir costes

Aunque los tiempos que corren hacen buscar en cualquier sitio posibilidades de reducir costes y el que vende martillos en todas partes ve clavos (con lo que muchos de los vendors posicionaron su oferta en el ámbito de la reducción de costes), en muchas organizaciones los servicios en la nube no son un vehículo de reducción de costes sino de mejora de la flexibilidad y reducción del time to market. Esto es especialmente cierto en las start-ups y empresas de alto crecimiento que ven en el cloud una manera de desplegar en días funcionalidades que hubieran necesitado meses con modelos anteriores. Hoy ésta, y no la reducción de costes, es la razón número uno para adoptar soluciones en la nube y lo será mucho más cuando el entorno económico cambie (que cambiará, las crisis por largas y severas que sean nunca duran para siempre).

Mito 2: las grandes empresas no utilizarán la nube pública

Muchos expertos y pseudogurús aseguraban que los servicios de nube pública estaban bien para la pyme pero que la gran empresa solamente apostaría por soluciones de cloud privada. Nada más lejos de la realidad. Grandes compañías de nuestro país están liderando la apuesta por soluciones en cloud pública, como Leroy Merlin que se llevó a la nube la mensajería de sus más de 8.000 empleados en nuestro país o Acciona que ha implantado una plataforma cloud para la venta de billetes de su filial Transmediterránea o el mismísimo BBVA que utiliza soluciones de comunicación y colaboración en la nube.

 

Jaime García Cantero – @jaimegcantero es analista independiente y cuenta con más de 10 años de experiencia en reconocidas firmas de análisis y asesoría. Leer más.

 

Mito 3: cloud acabará con el mercado local

Es cierto que el modelo de oferta de soluciones en modo cloud permite competir de manera global pero se ha cumplido la “profecía” de la desaparición de los players locales, éstos no solo siguen siendo relevantes sino que han aparecido nuevos actores como BEEVA ( propiedad del BBVA) que adaptan la oferta global al mercado local o que nacen con la ambición de ser globales como Logtrust, una start-up española que ofrece  soluciones de seguridad y monitorización en la nube que ya utilizan multinacionales del Reino Unido y se distribuye en tres continentes.

Mito 4: la nube no es para aplicaciones críticas

Muchos dudaban de la capacidad de la nube para soportar procesos críticos, sin embargo, la búsqueda de soluciones de alta disponibilidad es uno de los motivos de recurrir a soluciones cloud, especialmente en el caso de nubes privadas. Como ejemplo paradigmático el proyecto Nébula de la agencia espacial Norteamericana NASA. Casi todo en la NASA es crítico y su apuesta por el modelo cloud demuestra que la adopción de este modelo no está para nada reñido con los más altos niveles de disponibilidad.

Mito 5: las AAPP no pueden utilizar la nube

La regulación, la complejidad o incluso la seguridad nacional eran argüidas como barreras que frenarían la utilización del cloud computing en las Administraciones Públicas, pero la realidad parece ser bien diferente al menos en países como EEUU con la Administración Obama liderando la gran apuesta por la nube del Gobierno federal o el Reino Unido donde el proyecto G-Cloud busca definir marcos, estándares y modelos de relación que posibiliten la adopción masiva de servicios en la nube.

El caso más destacado en los últimos tiempos es el de Nueva Zelanda que ha tomado la decisión política de llevarse toda la infraestructura del gobierno a la nube porque como su ministro de AAPP afirmaba: “No se podían permitir una infraestructura propia para cada servicio público”. En nuestro país la adopción parece más lenta pero muchos ven (o vemos) la capacidad de un modelo de nube híbrida para optimizar las infraestructuras de nuestras AAPP.

Jaime García Cantero

Es analista independiente y cuenta con más de 10 años de experiencia en reconocidas firmas de análisis y asesoría, como IDC en donde desempeñó la labor de Director de análisis o McKinsey en donde fue consultor.

Contenidos Relacionados

Top