Tecnología

Cien años de soledad ya es un libro electrónico

GabrielGarciaMarquezComo una especie de oasis en medio de la reconversión a lo digital, Macondo, el pueblo en el que vivía la familia Buendía y el escenario de la que posiblemente es la más conocida novela de Gabriel García Márquez Cien años de soledad, continuaba imperturbable como un bastión de lo analógico. Al pueblo al que llegó el hielo, ese gran avance técnico que el coronel Aureliano Buendía rememoraba años atrás frente al pelotón de fusilamiento, no había llegado el libro electrónico. Hasta ahora.

Con ocasión del 85 aniversario del escritor y por el 45 cumpleaños de la obra, el Premio Nobel recibirá como regalo la versión electrónica de su gran obra. “Es un regalo que Carmen Balcells (su agente literaria) le hace”, explica al otro lado del teléfono Ignacio Latasa, máximo responsable de Leer-e y editor ‘electrónico’ de García Márquez. “Era el momento idóneo para lanzarlo”.

No es que faltasen ganas entre lectores y vendedores de ebooks para contar en sus estanterías digitales con la edición electrónica de Cien años de soledad. “Llevan mucho tiempo las plataformas y los lectores mandado correos para preguntar cuando salía“, señala Ignacio Latasa.

El ebook llega como “lanzamiento mundial”, apunta, “y sólo en castellano”. “Es una coedición con Random House Mondadori“, la editorial que tiene los derechos de edición en papel.

El libro llega en formatos compatibles con todos los lectores electrónicos del mercado, para que desde quienes usan para leer el iPad, hasta quienes utilizan un Kindle de Amazon o cualquier otro ereader puedan hacerse con el ebook. Costará 5,99 euros, un precio bastante bajo en comparación la media del mercado español del libro electrónico, aunque su editor ebook confiesa que la “ilusión” de su editora es que “llegase a bajar bastante”.

“Lo importante es que la gente lea”, explica, “gente que ahora no llega a la edición en papel podrá acceder a la digital”. La edición en formato ebook de Cien años de soledad recuperará la portada original, un detalle que apreciarán los coleccionistas, y es el fruto de un “cuidado especial” en su edición.

Y así, desde hoy mismo, Macondo entrará en la era digital.

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico