Tecnología

Ciber ejército de yihadistas toma las redes de Sudán

En un intento por evitar movimiento políticos como los de los países vecinos, el gobierno de Sudán ha organizado un grupo de activistas destinados a controlar la red. Dado que su legislación está apegada a la religión, han recibido el nombre de “ciber-yihadistas”.  Se trata de un movimiento oficial, anunciado por Mandur al-Mahdi, oficial senior del Partido Nacional del Congreso, el partido que ostenta actualmente el gobierno de Sudán. Este ciber ejército está al cargo de “operaciones de defensa online”, recoge la BBC. Aunque su cometido sea evitar focos de rebelión a través de la red, existen diferencias significativas con los movimientos de censura online que se han visto en otros países como Egipto, Arabia Saudí o Siria.  Sudán es un país que quedará dividido próximamente en dos tras la aprobación en referéndum por parte casi un 99% de la población de Sudán del Sur. En el conflicto territorial se mezclan intereses económicos, estratégicos y también religiosos. Mientras que el norte gobierna el país tomando como referencia algunas ideas musulmanas, en el sur se practican de forma mayoritaria el cristianismo y las religiones tradicionales animistas. Se une así el componente religioso a la ola de represión online, mucho más marcado que en el resto de revueltas vividas este 2011. Sudán entre las revoluciones africanas De hecho, la reacción del gobierno sudanés llega tarde. Durante los levantamientos de Túnez y Egipto, en la primera oleada de protestas populares para acabar con las dictaduras del norte de África y de la península arábiga, en Sudán también surgió un movimiento pegado a Internet organizado a través de las redes sociales constituido para movilizar a la población.  Bajo el hashtag #jan30 arrancó una ola de mensajes con el objetivo de actuar en contra de los gobernantes del norte. En aquel momento, Patrick Meier fomentó la creación de un mapa de seguimiento de las protestas locales mediante crowdsourcing, un elemento que permite comprobar que la revuelta sudanesa terminó en apenas unos días. Las actualizaciones acabaron el 5 de febrero y numerosos activistas fueron detenidos, continúa la BBC. Sudan advierte a todos los opositores que sus “ciber yihadistas” acabarán con cualquier intento de disidencia.En un intento por evitar movimiento políticos como los de los países vecinos, el gobierno de Sudán ha organizado un grupo de activistas destinados a controlar la red. Dado que su legislación está apegada a la religión, han recibido el nombre de “ciber-yihadistas” en un país con violencia constante.

Se trata de un movimiento oficial, anunciado por Mandur al-Mahdi, oficial senior del Partido Nacional del Congreso, el partido que ostenta actualmente el gobierno de Sudán. Este ciber ejército está al cargo de “operaciones de defensa online”, recoge la BBC. Aunque su cometido sea evitar focos de rebelión a través de la red, existen diferencias significativas con los movimientos de censura online que se han visto en otros países como Egipto, Arabia Saudí o Siria.

Sudán es un país que quedará dividido próximamente en dos tras la aprobación en referéndum por parte de casi un 99% de la población de Sudán del Sur. En el conflicto territorial se mezclan intereses económicos, estratégicos y también religiosos. Mientras que el norte gobierna el país tomando como referencia algunas ideas musulmanas, en el sur se practican de forma mayoritaria el cristianismo y las religiones tradicionales animistas.

Se une así el componente religioso a la ola de represión online, mucho más marcado que en el resto de revueltas vividas este 2011.

Sudán entre las revoluciones africanas

ciber yihadistas sudanDe hecho, la reacción del gobierno sudanés llega tarde. Durante los levantamientos de Túnez y Egipto, en la primera oleada de protestas populares para acabar con las dictaduras del norte de África y de la península arábiga, en Sudán también surgió un movimiento pegado a Internet organizado a través de las redes sociales constituido para movilizar a la población.

Bajo el hashtag #jan30 arrancó una ola de mensajes con el objetivo de actuar en contra de los gobernantes del norte. En aquel momento, Patrick Meier fomentó la creación de un mapa de seguimiento de las protestas locales mediante crowdsourcing, un elemento que permite comprobar que la revuelta sudanesa terminó en apenas unos días. Las actualizaciones acabaron el 5 de febrero y numerosos activistas fueron detenidos, continúa la BBC.

Sudan advierte a todos los opositores que sus “ciber yihadistas” acabarán con cualquier intento de disidencia.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.