Tecnología

Cerrar aplicaciones no reduce el consumo de batería, lo aumenta

Desarrolladores de Android e iOs lo confirman: cerrar las aplicaciones móviles que no usas no ahorra batería, sino que ralentiza el rendimiento de tu smartphone
Escrito por Lara Olmo

Desarrolladores de Android e iOS lo confirman: cerrar las aplicaciones de tu móvil que no usas no ahorra batería, sino que ralentiza el rendimiento de tu smartphone.

Recientemente un estudio de seguridad revelaba que los cambios frecuentes en nuestras claves y contraseñas solo servían para restarles eficacia. Y ahora nos tiran por tierra otra creencia generalizada: cada vez que cerramos las aplicaciones móviles que no estamos utilizando obligamos a nuestro smartphone a trabajar el doble, sin lograr ahorrar batería, más bien todo lo contrario. Es decir, contra toda creencia: cerrar las aplicaciones no reduce el consumo de batería, lo aumenta.

Lo hacemos casi por inercia: pinchamos en ‘Cerrar todo’ o la damos a ‘Salir’ creyendo que alargamos la vida de nuestro smartphone. Pues todo lo contrario, y así lo han confirmado varios desarrolladores de Android e iOS, el último de ellos Hiroshi Lockheimer (SVP de Android, Chromecast y Chrome OS) hace un par de días.

Desarrolladores de Android e iOS aseguran que cerrar las apps inutilizadas no ahorra batería

Pensándolo bien la ineficacia de cerrar manualmente las aplicaciones móviles para ahorrar batería de nuestro smartphone resulta bastante obvia. Como sabes, su duración está íntimamente ligada con la memoria y el uso que de ella hacen las aplicaciones que tienes instaladas. Como Lockeimer aclara en su cuenta de Twitter, tanto Android como iOS cuentan con algoritmos que se encargan del funcionamiento de la memoria de tu smartphone.

Sólo hay que dejarlos trabajar; ellos cierran aquellas aplicaciones cuando es necesario, porque han estado “en pausa” durante un tiempo o están usando más memoria de la que deberían, pero también saben cuándo vas a necesitar abrirlas o refrescarlas de nuevo.

Por qué la app de Facebook ‘se come’ la batería de los teléfonos

Cuando esto ocurre, siempre es mejor y más rápido que una app ya esté almacenada en la memoria que tener que arrancarla desde cero. El proceso es muy similar al que vive tu ordenador cuando lo enciendes estando éste en reposo o completamente apagado, que como habrás comprobado tarda más en arrancar.

En ambos sistemas operativos las aplicaciones móviles pueden estar en cinco estados diferentes en función del uso que les estemos dando:

  • El más claro sería cuando no la estamos usando; simplemente no la has abierto y no está trabajando.
  • Un segundo estado sería ‘inactiva’, cuando una app está en la pantalla de tu smartphone pero sin hacer nada, mientras pulsas en cualquier otro lado.
  • Otro estado sería el contrario, cuando no la estás viendo en tu pantalla pero está trabajando, por ejemplo, refrescando tu bandeja de entrada de correo o recibiendo tuits.
  • El último de los posibles estados es ‘suspendida’, cuando está en un segundo plano sin hacer absolutamente nada, ocupando espacio en tu memoria.

La batería de nuestro smartphone, ¿una pista para los hackers?

Así que sabiendo lo inútil que resulta cerrar manualmente las aplicaciones para ahorrar batería en tu smartphone, siempre puedes recurrir a otras alternativas, algunas tan sencillas como reducir el brillo de la pantalla o usar el Modo Avión en los casos más desesperados. En cuanto a las apps, siempre puedes desactivar la opción de localización o no permitirles que refresquen la información mientras las tienes en segundo plano.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.