Aplicaciones Tecnología

California decide que un conductor sí es un trabajador de Uber

La región de Bruselas se prepara para regular Uber
Escrito por Redacción TICbeat

Si la sentencia sienta un precedente, el modelo de negocio de la controvertida app de uso de transporte privado podría verse profundamente alterado.

La Comisión de Trabajo del Estado de California acaba de emitir una decisión que puede sentar un precedente decisivo, al menos en Estados Unidos, respecto al régimen de trabajo de los conductores que ofrecen carreras en la aplicación de transporte privado Uber. Sus responsables han señalado que una conductora que trabajó para la compañía debía de ser considerada como una empleada de la misma, y no como una contratista independiente, como defienden desde la startup.

El caso concreto al que se refiere esta comisión es el de Barbara Ann Berwick, una ciudadana de San Francisco que, tras ofrecer sus servicios como conductora durante dos meses a Uber, reclamaba a la misma una compensación de 4.000 dólares en concepto de gastos. Uber recurrió, y la comisión respondió entonces que, a efectos legales, Berwick no es una contratista autónoma, sino una trabajadora de la empresa.

Como recogen en la web de Fortune, esta decisión podría suponer nuevos e importantes costes para la compañía, que incluso podrían modificar su valoración, estimada actualmente por encima de los 40.000 millones de dólares, cifra que ha convertido a Uber en una de las startups más codiciadas y observadas de Silicon Valley.

Actualmente más de un millón de conductores conducen para Uber, pero estos no le suponen a la compañía costes de seguridad social, indemnizaciones o seguro de desempleo. La posibilidad de que éstos comiencen a ser considerados trabajadores amenaza con alterar el modelo de negocio de la compañía, con cinco años de vida.

Desde que sus servicios comenzaron a expandirse por el mundo, Uber ha provocado la desconfianza y el enfado del gremio del taxi, que ya convocó una multitudinaria huelga a nivel europeo el año pasado. En algunos lugares, además, ha despertado recelos por parte de las autoridades, que dicen que los servicios de la compañía no cumplen con requisitos del sector como el pago de licencias o seguros, y que incurren en prácticas de competencia desleal.

Uber, por su parte, insiste: sus conductores son contratistas independientes, y ellos no son más que “una plataforma tecnológica neutral”. En un comunicado del que se hace eco Reuters, Uber ha querido incidir en que la decisión de la Comisión del Trabajo de California solo se refiere a una conductora concreta. “La razón principal por la que los conductores escogen trabajar con Uber es porque les ofrecemos flexibilidad y control completos. La mayoría de ellos obtienen su sueldo de múltiples fuentes, incluidas compañías de la competencia”, reza la nota.

Foto cc: Joakim Formo

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.