Impresión 3D Tecnología

Boeing usará impresión 3D en su 787 Dreamliner… ¡ahorrando 3 millones por avión!

Boeing ya ha incorporado de forma definitiva la impresión 3D en el proceso de fabricación de sus mejores aeronaves, como el 787 Dreamliner.

La impresión 3D se está haciendo un hueco muy relevante en el parque de materiales y la cadena de suministros de los grandes de la aviación. Entre ellos la norteamericana Boeing, la cual acaba de anunciar que usará la fabricación aditiva para producir varias piezas estructurales de titanio destinadas a la joya de la corona de esta marca: el 787 Dreamliner.

Para ello, Boeing se ha aliado con la noruega Norsk Titanium con el fin de imprimir hasta cuatro elementos diferentes, ya aprobados por el regulador norteamericano (FAA). Eso sí, el plan ya confirmado es ampliar el número de componentes y hacerlos extensibles a nuevos aviones. Es el caso del 144 Dreamliner, a cuya fabricación se espera incorporar elementos producidos mediante esta tecnología (consistente en fundir el alambre de titanio con gas inerte argón para obtener el material deseado) a lo largo del próximo año.

Esto no se trata de modas ni de resultar más rompedor que sus rivales, sino que el interés de Boeing en la impresión 3D está más que justificado a tenor de los datos facilitados por la compañía: gracias a esta tecnología, el fabricante se está ahorrando hasta tres millones de dólares por avión. Se trata de una cifra espectacular dado el pequeño número de elementos que son producidos de esta manera, con lo que el potencial de ahorros puede ser extraordinario en un par de años cuando el estado de arte de esta tecnología sea más maduro.

La estadounidense Boeing no es ni nueva ni única en esto de la impresión 3D, ya que el sector aeronáutico cuenta con una dilatada experiencia (teniendo en cuenta la juventud de la innovación) en este particular arte. El pasado año, General Electric ya abrió una fábrica para producir chapas metálicas mediante impresión 3D y está en pleno desarrollo de una turbohélice fabricada de esta misma forma para la nueva Cessna Denali, un primer paso para ver los primeros motores a reacción impresos en 3D.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.