Tecnología

Una bloguera, sentenciada a pagar 2,5 millones de dólares

Un juez de la Corte de Portland en el Estado de Oregón, Estados Unidos, ha dictaminado que 2,5 millones de dólares separan a un periodista de un bloguero. Así ha sido la sentencia que ha fallado en contra de Crystal Cox, una bloguera estadounidense, juzgada por difamación.

La discusión sobre si existen diferencias entre estas dos formas de hacer periodismo se ha abierto. En un principio, parece que son más sus coincidencias que sus diferencias, ya que ambas profesiones son ejercidas de igual manera. Sin embargo, la primera goza de reconocimiento ante la ley y la segunda, para algunos jueces, no la tiene.

La bloguera Crystal Cox escribe en diferentes blogs dedicados a cuestiones legales. El pasado mes de enero fue denunciada ante la ley por la empresa Obsidian Finance Group, según ellos por versar contenidos críticos hacia la empresa y hacia su cofundador  Kevin Patrik. Hoy se ha hecho pública la sentencia donde el juez de Oregón ha fallado en su contra.

La bloguera se defendió ante el juez alegando que su post era verídico –sin revelar sus fuentes- y que se trataba de hechos, contenidos y opinión.  Ahora bien, el juez no estuvo de acuerdo y decidió que en verdad era difamatorio porque a diferencia de otros posts, en este, se presentaba la información fundamentalmente basada en hechos.  Además el juez Hernández declaraba que “no puede demostrar su afiliación a ninguna empresa de noticias por lo que no se encuentra bajo la protección de la ley”.

Es así como ahora está obligada a pagar lo 2,5 millones de dólares de costes del juicio por no revelar la fuente de dichos contenidos ante el juez, algo que la ley no ha contemplado: el derecho de los periodistas a no revelar su fuente, ya que el juez de Portland considera que Crystal Cox no es periodista.

Aunque en Estados Unidos existe el derecho de protección, el juez consideró que Crystal Cox no trabaja para un medio de comunicación oficialmente reconocido y, por ello, no es periodista. Algo que evidentemente está en duda. Crystal Cox expresaba en el Seattle Weekly que se siente orgullosa aunque planea apelar la sentencia.

Imagen: Seattle Weekly.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.