Tecnología

BlackBerry reconoce ante sus accionistas que el lanzamiento de Z10 ha sido un chasco

Escrito por Manuela Astasio

El último trimestre acometió pérdidas de 84 millones de dólares, y se espera que éste también las sufra.

Según recoge The New York Times, el presidente de BlackBerry, Thorsten Heins, reconoció el martes, en la junta anual de accionistas, que los últimos modelos de la compañía no han revivido, como él esperaba, a la marca, sino que han tenido lo que califica como un lanzamiento “fallido”.

Tras la entusiasta presentación, el pasado enero, del modelo Z10 y del nuevo sistema operativo BlackBerry 10 (que trajo, aparejado, el cambio del nombre de la marca RIM por BlackBerry), Heins se las ha tenido que ver con las preguntas de los inversores, preocupados por la caída de las acciones, por la débil cuota de mercado que BlackBerry maneja en Estados Unidos –un 0,9%, según datos de Kantar WorldPanel ComTech- y por las pérdidas del último trimestre, cifradas en 84 millones de dólares.

Ya cuando, a finales del mes pasado, BlackBerry dijo que había vendido 2,7 millones de modelos nuevos, alrededor de un millón menos de los que los analistas esperaban, se supo que el encuentro de ayer en la Universidad de Waterloo no sería, precisamente, de celebración.

De acuerdo con lo que relata New York Times, uno de los accionistas se dirigió a Heins para explicarle que tenía “la impresión de que el lanzamiento de BlackBerry Z10 había sido un desastre”. Algo a lo que el presidente de la compañía respondió: “¿Fue un lanzamiento perfecto? Probablemente no. ¿Fue un desastre? Tampoco lo creo”. 

No es solo cuestión de marketing

Heins reconoció ante los inversores que BlackBerry todavía necesita algo más de tiempo para cambiar el curso de los acontecimientos, y apeló, de nuevo, a su paciencia. El presidente advirtió de que cabe esperar más pérdidas durante el presente trimestre, mientras la compañía aumenta su gasto en marketing, aunque hay quien dice que los problemas de ventas no tienen que ver, precisamente, con la posición de los dispositivos en los lineales de las tiendas, sino con sus propias características.

Es el caso de Mark R. McQueen, el vicepresidente de Wellington Financial, una compañía de Toronto, quien relató todas sus desventuras con su BlackBerry Z10 en dos detalladas entradas de su blog, muy seguido por la comunidad financiera estadounidense. McQueen hizo también público que su desengaño con el dispositivo, que, por ejemplo, no permite sincronizar los datos del calendario y la lista de contactos con Outlook, lo llevó a vender sus acciones de BlackBerry. Las tenía desde los años noventa. 

¿Un nuevo cambio de dirección?

Tras dos años de intenso desarrollo móvil y de mensajes que repetían que el futuro de BlackBerry está en los teléfonos, Heins dejó caer el martes que “BlackBerry no es solo una compañía de dispositivos” y expresó su esperanza en el crecimiento de su servicio de datos. De momento, conquistar el mercado estadounidense, reconoció, “es una batalla cuesta arriba”.

Ayer también se supo que, hace un mes, el hasta entonces director de Marketing y Ventas de BlackBerry para Estados Unidos, Richard Piasentin, dejó su puesto.

Foto cc: lehugofok

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.