Tecnología

Blablacar podrá operar en España sin temor a la justicia

blablacar espana
Escrito por Ana Muñoz

Blablacar acaba de ganar la batalla en el campo de la economía colaborativa. Y es que la justicia española ha sentenciado que no es competencia desleal de los autobuses.

El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid acaba de hacer pública la sentencia sobre el caso que enfrentaba a la patronal de autobuses, Confebus, y Blablacar.

En esta ocasión, la empresa para compartir coche queda absuelta de todas las acusaciones presentadas por la patronal, entre las que se encontraba la de realizar prácticas de competencia desleal.

Así, se sienta un precedente en España en el campo de la economía colaborativa, ya que permitirá a Blablacar operar en España sin temor a la justicia.

Desde que Confebus denunció a la multinacional, siempre había sostenido que la compañía prestaba un servicio de transporte sin tener las autorizaciones necesarias, incumpliendo así varios artículos de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) a la que sí están sujetas las empresas de autobuses.

Por su parte, Blablacar aseguraba todo lo contrario. Y es que su defensa se ha basado, principalmente, en hacer ver que no son un servicio de transporte, sino una plataforma que pone en contacto a personas para compartir gastos de viaje.

“Por las pruebas practicadas, queda probado al criterio de este Tribunal que Blablacar realiza una actividad ajena a la regulada por la LOTT, pues poner en contacto a particulares con más o menos requisitos, con un control de pagos, con una crítica de las personas intervinientes sobre retrasos o sobre la calidad de otros servicios, no es una actividad sujeta a la ley de ordenación del transporte terrestre”, explica la sentencia.

Pero también advierte que los casos de uso fraudulento del servicio son excepcionales, y que la mayoría de los clientes lo usan para cubrir los gastos de un viaje concreto. De hecho, la sentencia confirma que Blablacar no potencia este tipo de prácticas ni se lucra de ellas.

Además, señala que el precio sugerido por kilómetro es legal, ya que en ningún caso supera lo que establece la Administración.

Eso sí, en cuanto a los impuestos que deben pagar los conductores por esos ingresos, el magistrado ha optado por no pronunciarse por “no corresponder a este Tribunal, sino a la Administración Tributaria”.

Economía colaborativa y marketing de afiliación, nuevos objetivos de Hacienda

Por lo tanto, la sentencia revela que Blablacar tendrá que regirse por la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información y el comercio electrónico, ya que no se le puede considerar transporte público.

Pero, además, explica que las demandas como la de Confebus impiden la libre prestación de servicios, protegidas por a Ley 34/2002 como la Directiva 2000/31/CE del Parlamento y Consejo Europeo.

Pero, como pasa en muchas ocasiones en la legislación española, el magistrado señala que la ausencia de regulación de la economía colaborativa. Por lo tanto, no se puede prohibir o poner trabas a lo que no está legislado.

Vía | El Confidencial

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.