Tecnología

BBVA declara la guerra a los silos de información

LaVela
Escrito por David Bollero

Si ayer la entidad bancaria era noticia por la compra de Madiva Soluciones para reforzar su artillería ‘big data’, hoy BBVA ha compartido con la prensa su plan de transformación digital en el que globalmente invierte alrededor de 700 millones de euros anuales (unos 2.100 millones hasta 2016).

Si ayer la entidad bancaria era noticia por la compra de Madiva Soluciones para reforzar su artillería de big data, hoy BBVA ha compartido con la prensa su plan de transformación digital en el que globalmente invierte alrededor de 700 millones de euros anuales (unos 2.100 millones hasta 2016). Beatriz Lara, la directora de Transformación Corporativa, explica que “para 2016 todos los empleados de BBVA dispondrán de su escritorio virtual”, lo que alcanzará a cerca de 120.000 trabajadores en todo el mundo.

La hoja de ruta de esta transformación digital que lidera Lara arrancó en noviembre  de 2009 y se encuentra ahora encarando su fase 2, cuyo objetivo pasa “por enriquecer la experiencia y conectar toda la empresa”. En el horizonte, la responsable de BBVA sitúa un “entorno altamente colaborativo en el que perforemos los silos de información”. La piedra angular de esta metamorfosis tecnológica es su intranet basada en Google Apps.

 

Repartimos una tableta a cada empleado, sin restricción de fabricantes, aunque la riqueza de Android no es comparable a la de ningún otro sistema operativo”

 

Apoyándose en este entorno, BBVA está desarrollando su proyecto HPD 2.0 (High Performance Desktop) con el que persigue que todos los empleados puedan conectarse en remoto de manera segura a su escritorio, independientemente de su ubicación o del dispositivo de acceso. Un capítulo este último, por otro lado, al que la entidad presta especial atención y, así, Lara indica: “Repartimos una tableta a cada empleado, sin restricción de fabricantes, aunque”, precisa, “la riqueza de Android no es comparable a la de ningún otro sistema operativo”, precisa.

Gracias a esta intranet y a estos escritorios virtuales, el empleado encuentra en un único espacio las noticias más relevantes, su correo electrónico, su agenda de contactos, diversos widgets de utilidad, buscadores y acceso a toda la información que precise. La versatilidad del entorno es tal que, incluso y a través de Chrome, es posible trabajar y acceder a documentos en modo offline.

Calle interna en la nueva sede de BBVA en Madrid.

Calle interna en la nueva sede de BBVA en Madrid.

Desarrollos propios

Entre los proyectos que se están llevando a cabo en esta Fase 2, Lara ha destacado el desarrollo de un sofisticado asistente personal. “Vamos a asignar una secretaria a todos y cada uno de nuestros empleados”, explica la directiva, “de manera que sea capaz de, si le pedimos que nos reserve una sala de reunión en México, verifique si hemos comprado billete de avión y, si no es así, sugerirnos su compra”.

Este asistente virtual se desarrolla internamente sobre la base de Google App Engine por cuestiones de seguridad puesto que, tal y como aclara Lara, “no podemos invocar a servicios externos”. En ese mismo sentido, la responsable subraya la seguridad del servicio que les presta Google en lo que para ella es “una nube pública, en la que tenemos un dominio propio y Google podría saber cuándo entramos y salimos, pero jamás lo que hacemos dentro”. Tanto es así, que, incluso internamente, es totalmente imposible compartir documentos de la nube de BBVA con personas ajenas a la entidad.

Paralelamente, otro de los proyectos en ciernes es, aplicando metodologías ágiles de desarrollo de software, el relativo a los tableros compartidos que permiten trabajar en equipo aun cuando los miembros estén separados por miles de kilómetros, visualizando en tiempo real y de manera síncrona cualquier cambio en el tablero de ideas.

En la nueva sede del banco es posible reservar las salas de reuniones con sólo acercar el móvil al display de la entrada.

En la nueva sede del banco es posible reservar las salas de reuniones con sólo acercar el móvil al display de la entrada.

Ciudad BBVA

Como parte de esta transformación digital, en el norte de Madrid y muy cerca del Distrito C de Telefónica, la entidad financiera está construyendo su Ciudad BBVA de 251.000 metros cuadrados y capacidad para 6.000 empleados, en la que destaca sobremanera el edificio La Vela, cuyas obras finalizarán a lo largo del año que viene. La digitalización de documentos ha arrancado, precisamente, con los empleados que se mudan al nuevo edificio y que este año ya ha supuesto la digitalización de 6 kilómetros de papel con más de 1,6 millones de páginas escaneadas y casi 4.300 empleados que han visto modificados sus procesos de trabajo como consecuencia de ello.

Las instalaciones de BBVA constituyen un nuevo concepto de oficina, mucho más sostenible y en la que la tecnología prima, algo que se percibe desde los mismos tornos de entrada que los empleados pueden rebasar mediante huella dactilar o utilizando la tecnología NFC (Near Field Communication) de sus smartphones. Una tecnología que inunda las instalaciones, pues gracias a ella es posible reservar las salas de reuniones con sólo acercar el móvil al display de la entrada, mandar a imprimir documentos al servidor de impresión y obtener el documento en la impresora más próxima cuando se inicia sesión acercando el móvil o pagar en las máquinas de vending o en el comedor con BBVA Wallet.

Sala_370puestos

El diseño interno de los edificios siguen esa nueva filosofía colaborativa que quiere plasmarse en el entorno digital con la eliminación de los despachos, prevaleciendo los espacios abiertos –especialmente llamativa la sala de traders con 370 puestos alguno de ellos hasta con ocho pantallas–, espacios dedicados para reuniones informales o los puntos Smart Tech, en los que los trabajadores pueden recibir soporte tecnológico en su alfabetización digital.

Asimismo, la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente han sido tenidos en cuenta, con un sistema de optimización de las plazas de garaje en desuso (hay la mitad que empleados alberga), puntos de reciclaje en lugar de papeleras y un diseño arquitectónico que contempla sistema de recogida de agua de lluvia en las cubiertas para su posterior utilización en riego, iluminación LED, paneles solares térmicos y fotovoltaicos o un sistema de vigas frías que ahorra en la refrigeración entre un 5 y un 11% de energía, entre otros.

 

Reuniones_Informales

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

David Bollero

Periodista freelance todoterreno, con casi dos décadas de experiencia a sus espaldas, una corresponsalía en Londres y mil frentes abiertos. Ahora, de vuelta a las TIC, como editor de SinDominio.es y colaborador de TicBeat.