Tecnología

Así sería Internet si vivieras en Corea del Norte

conflicto corea iii guerra mundial

El Régimen de Kim Jong Un se está modernizando. Corea del Norte cuenta con su propio software y buscadores para acercar la experiencia de Internet a su población.

Está claro que Corea del Norte está lejos aún de permitir la libre circulación de información en Internet, pero poco a poco, y siempre al servicio del régimen, el país está permitiendo que sus ciudadanos disfruten de algunas de las ventajas que propone la Red.

A diferencia de sus predecesores en el poder, Kim Jong Un, de tan solo 33 años,  pertenece a la era de Internet. Y es por ello capaz de vislumbrar las nuevas posibilidades de poder y control que la red puede ofrecer. Pero ésta sólo es real para unos cuantos: una minoría privilegiada y fiel con amplia libertad para navegar.

Mientras, la gran mayoría de la población se limita a conectarse  a una Intranet creada por el régimen, “Kwangmyong”, que si bien en coreano significa luz, para sus usuarios puede ser más bien lo contrario.

Como si el propio país contase con su versión online, la IP 10.76.1.11, indica el acceso a esta red previamente bloqueada, donde los usuarios sólo podrán encontrar  información previamente autorizada por el gobierno.

Conferencias universitarias en streaming, médicos que puedan atender vía online o incluso compras digitales son algunos de los ejemplos de lo que podemos encontrar entre los 168 sites que según fuentes oficiales componen  “Kwangmyong”. Además, cuenta con su propio buscador: Naenara.

Estas son las 28 páginas web que puedes visitar si vives en Corea del Norte

El caso de Corea del Norte y su uso de Internet es único en el mundo. A diferencia de otros estados totalitarios donde se impide el acceso libre de sus ciudadanos a la Red, el gobierno de Kim Jong ha creado una brecha cibernética que divide el país entre el acceso del que disponen los organismos gubernamentales,  el acceso de bibliotecas, universidades o compañías.

Y esto gracias a la excusa de que Internet es realmente dominado por los enemigos del estado. Por ello nada mejor que crear su propio Internet.

Y para gestionar todo este particular “sector del conocimiento” se ha creado el complejo Sci-Tech, destinado a diseminar la información relacionada con la ciencia y que alberga en sus edificios la mayor biblioteca virtual del país, con más de 3.000 terminales al servicio de los estudiantes y trabajadores.

Red Stark, el sistema norcoreano

Si cuentan con su propio buscador y su propia Red, lo mismo ocurre con el sistema en el que operan todos los ordenadores del Sci-Tech.

Se le conoce como Red Star y todo apunta a que fue desarrollado a partir de una fuente de código abierto de Linux.

El software tiene los clásicos widgets de cualquier buscador, entre los que podemos encontrar un calendario, zonas horarias, e incluso una bola de playa rodante como símbolo de espera o una “kPhoto” (una vaga aproximación al universo Mac).

Pero aunque la interfaz o los iconos puedan recordar al resto del mundo, en estos terminales cualquier documento descargado a través de una fuente externa incluirá una marca de agua para que el gobierno pueda rastrearlo en busca de actividades ilícitas o posibles espías. En definitiva, seguimos en Corea del Norte.

Corea del norte tienen su propio iPad

Y al igual que ocurre en el resto del mundo, los usuarios prefieren navegar por Internet a través del móvil que con el ordenador.

Aunque la apuesta por las telecomunicaciones móviles se iniciaba en 2008, bajo el mandato de Kim Jong Il, no ha sido hasta la entrada en escena de inversores extranjeros hace ahora cinco años – Loxley Pacific de Tailandia, Egypt’s Orascom Telecom Media  and Technology –  lo que ha permitido a Corea del Norte disfrutar de la experiencia 3G y, con ello, del auge del smartphone.

Imagen del sistema operativo de Corea del Norte. Foto | Will Scott

Como con los ordenadores, los móviles norcoreanos tienen acceso restringido. Aunque sus usuarios puedan sumarse a la moda del selfie, su navegación está limitada a su propia Intranet mientras que las llamadas y mensajes se limitan a usuarios que se muevan dentro de esa misma Red.

Aunque es fácil acceder a un móvil en Corea del Norte -incluso de segunda mano- todos deben ser registrados y aprobados por funcionarios gubernamentales. Un código de seguridad permite restringir y controlar las app descargadas.

Hace unos meses, el país daba un paso más en el sector de la telefonía con la presentación de su teléfono   “Jindallae  III”, así como del tablet  “Ryonghung iPad”  para saciar las necesidades de todos los seguidores de Apple en el país.

Vía | McClatchydc

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.