Tecnología

Así se las ingenia Apple para que no salga nada de sus fábricas

Escrito por Lara Olmo

Reconocimiento facial, detectores de metales, cámaras de seguridad y apenas información. Toda medida es poca para que los trabajadores de Apple sepan lo justo sobre los iPhone que ellos mismos están fabricando, y así no puedan hacer filtraciones.

El otro día Apple daba a conocer sus resultados financieros del primer trimestre del año, y para sorpresa de todos (empezando por los de Cupertino), las ventas del iPhone han sido peores de los esperado. En este periodo se han vendido 50,8 millones de iPhones, lo que supone un 1% menos que el año anterior.

Tim Cook ha achacado esta caída al hecho de que muchos consumidores están esperando a ver qué tiene Apple preparado para su nuevo iPhone, el que coincide con el 10 aniversario del dispositivo, pero también ha manifestado que las numerosas filtraciones que se están publicando estarían perjudicando las ventas, porque la gente ya “sabe” lo que se va a encontrar.

Y es que si por algo es conocida Apple es por el secretismo que rodea a todo cuanto hace (lo que alienta esos rumores).

Por eso probablemente a Cook no le haga mucha gracia saber que un empleado de Pegatron, uno de los mayores fabricantes que tiene Apple en China, ha decidido compartir con Business Insider los métodos de seguridad de la compañía para tratar de evitar que se filtren detalles sobre los iPhone.

Así es una fábrica de Apple por dentro

Él es Dejian Zeng y durante seis semanas trabajó en el montaje del iPhone 6 y del iPhone 7. Según explica, antes de entrar todos los empleados de la fábrica tenían que depositar sus enseres personales, incluyendo claro esta el móvil, en una taquilla. Para acceder a la nave usaban una tarjeta identificativa, pero antes tenían que pasar un reconocimiento facial previo y atravesar un detector de metales.

Ni que decir tiene que las fotografías estaban totalmente prohibidas, y tampoco podían sacar de la fábrica ningún componerte con el que estuvieran trabajando, por insignificante que fuera.

De un día para otro empezaron a trabajar en el montaje del iPhone 7, sin previo aviso y sin que tuvieran tiempo de ver cómo se preparaba la línea de montaje del nuevo modelo. Desde ese día, explica, aumentaron los niveles de seguridad en la fábrica de Apple: situaron dos detectores de metales en la puerta y aumentaron su sensibilidad.

Apple también juega a mentir a sus empleados con las prestaciones del teléfono, aunque hay algunas de ellas que no se pueden disimular (como por ejemplo si tiene doble cámara o si tiene o no jack de audio), lo que luego alimenta las filtraciones que se publican sobre el iPhone.

Luces y sombras de Shenzhen, el Silicon Valley chino

La fábrica china de Apple está llena de cámaras de vigilancia, para controlar que ningún empleado lleva consigo nada metálico ni teléfonos móviles. Durante las prácticas de Zeng, escuchó varias veces las “amenazas” de algunos gerentes avisando a los trabajadores de que si les pillaban extrayendo un iPhone, serían llevados a la policía.

Los únicos que pueden acceder a las líneas de montajes con su móvil son los responsables de planta (lo que da que pensar, ya que a veces se acaban filtrando fotografías), pero incluso ellos tiene que demostrar que se trata de su teléfono personal y no de uno extraído de la fábrica.

Recurso | Bloomberg 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.