Tecnología

Arabia Saudí concede la ‘ciudadanía’ a una androide

Escrito por Marcos Merino

El régimen de Riad cosecha numerosas críticas por conceder más libertades a ‘Sophia’ que a cualquier ciudadana saudí de carne y hueso.

Arabia Saudí ha otorgado a una mujer llamada Sophia la ciudadanía, y además lo ha anunciado durante una rueda de prensa en Riad en la que ella misma ha comparecido (para agradecer “al Reino de Arabia Saudí este honor poco habitual”) sin las vestimentas que las leyes del país obligar a llevar a las mujeres para ocultar su rostro. ¿Cómo es posible? Muy sencillo: porque Sophia no es una persona real, sino un robot humanoide fabricado por una compañía hongkonesa llamada Hanson Robotcs, y que destaca por su realismo y capacidad de reproducir los movimientos humanos. Según la compañía, este androide se construyó para imitar mejor “las expresiones y estados de ánimo humanos con el fin de interactuar mejor con la gente”.

“Básicamente, soy el mejor y más actualizado robot de Hanson Robotics. Gracias por invitarme a la Future Investment Inititative. Es algo histórico ser el primer robot del mundo en ser reconocido con la condición de ciudadano“, expresó Sophia ante los medios. También llegó a ‘contestar’ al reportero de The New York Times, Andrew Ross Sorkin, que había estado prestando demasiada atención a las críticas de Elon Musk a la inteligencia artificial, y viendo “demasiadas películas de Hollywood”.

Con este acto, el gobierno saudita pretendía promocionar sus planes para convertir el país en impulsor de la alta tecnología dentro de una región extraordinariamente dependiente de los combustibles fósiles. Sin embargo, las reacciones fuera del país han sido más bien de burla y de indignación, provocadas por el agravio comparativo hacia las verdaderas ciudadanas saudíes, que sólo ostentan el derecho a conducir coches desde hace un mes, y que desde ahora ostentan menos libertades que una máquina. Otras opiniones han denunciado también la situación de los inmigrantes en suelo saudí: “Este robot ha obtenido la ciudadanía antes que trabajadores que llevan residiendo toda su vida en Arabia”.

Vía | Seeker

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.