Tecnología

Amy, el ‘wearable’ que permite a los publicistas decodificar las emociones

Escrito por Mihaela Marín

Era una cuestión de muy poco tiempo hasta que los publicistas descubrieran el potencial de los dispositivos tecnológicos para encontrar respuesta a un dilema que siempre han intentado solucionar: ¿qué es lo que genera el comportamiento emocional de las personas?

Pero, por lo que parece, no es una de las preguntas más previsibles ya que los especialistas están todavía intentando descubrir el secreto que determina a las personas a optar por unos productos en detrimento de otros. Técnicas como el neuromarketing han intentado aplicar la neurociencia para entender si de verdad nuestro cerebro esconde ese botón que desencadena el deseo, pero muchas veces estos métodos se han visto limitadas por consideraciones éticas e incluso legales. Ahora es el turno de la tecnología de cruzar las barreras que mantienen escondidas las intenciones psicológicas de los consumidores.

pulseraamy

El experimento colectivo de un viaje emocional

Un experimento colectivo dirigido por la reconocida agencia de publicidad Saatchi & Saatchi en colaboración con el estudio de diseño interactivo londinense Studio XO consiguió seducir a la audiencia presente en el evento New Directors Showcase que la agencia organiza cada año en Cannes. Durante el acontecimiento el público disfrutó de una incursión entre las 19 películas de los mejores directores de nuevo contenido, al mismo tiempo que Marshmallow Laser Feast y Elektropastete de Berlin, otros dos grupos encargados de la puesta en escena del evento, deleitaron a las personas presentes con un espectáculo ‘iluminado’ por las respuestas de sus propias emociones.

“Por la primera vez en la historia, el viaje emocional de 2300 personas en el Cannes Lions ha sido monitorizado en un experimento en directo”, explica Saatchi & Saatchi.

La prueba se realizó con la ayuda de unas pulseras repartidas entre los miembros del público para controlar sus respuestas emocionales, datos que después se recogieron y se visualizaron en directo a través de la plataforma XOX Emotional Technological Platform, un concepto desarrollado por el Studio XO.

El wearable que puede desvelar los estados íntimos de las personas es una banda de silicona  que capta los datos biométricos del cuerpo a través de un conjunto de sensores. Al mismo tiempo que se lee la información emocional un sistema de iluminación LED se mueve a través de un espectro de colores para indicar los distintos niveles de excitación del usuario. De esta forma puede pasar de magenta, el color asociado al mayor nivel de emoción hasta bajar a otros niveles representados por el color verde y azul. Seguidamente, la plataforma tecnológica procesa los datos y los transmite de forma inalámbrica.

La tecnología XOX, un punto de conexión del cuerpo con otras plataformas

Las bandas de silicona que han recibido el nombre de Amy se han diseñado para demostrar que los datos relacionados con procesos psicológicos profundos se pueden colectar y visualizar. De hecho, el principal objetivo que se ha propuesto la agencia en colaboración con el estudio creador de la plataforma ha sido el de sumergir la audiencia en una experiencia única de observar las respuestas de sus emociones desde el momento de su concepción:

“Una vez empecemos a vivir con datos tan íntimos comenzaremos a pensar más en nosotros mismos, en cómo vivimos nuestras vidas y las decisiones que tomamos. Esto es realmente fascinante porque se convierte en una pieza tecnológica honesta que te dice la verdad sobre lo que piensas”.

Según la agencia siempre ha habido el interés sobre lo que se esconde detrás de las respuestas ‘viscerales’ de las personas, por eso han decidido crear una plataforma que se transforma en otro lenguaje para el cuerpo:

“Estamos dando al cuerpo un vocabulario, otra plataforma Twitter. Quién se iba a imaginar que  Twitter y su limitación de comunicación a 140 caracteres llegaría a este nivel?  Creemos que haciendo lo mismo para crear un marco, una arquitectura con la que el cuerpo pudiera comunicar llegaremos a ver cosas muy interesantes”.

Los creadores del proyecto piensan que la plataforma XOX añade la experiencia emocional a la interacción actual de los usuarios con sus dispositivos inteligentes. En cuanto a los planes de futuro, estos declaran que tienen intenciones de implementar su plataforma tecnológica a nivel comercial y seguir trabajando de forma conjunta con su público objetivo para comenzar una nueva revolución emocional.

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.