Tecnología

Amazon podría decir adiós a su dependencia de Oracle en 2020

oracle adquiere aconex

Amazon, pese a contar con su propia tecnología de base de datos, sigue usando la tecnología de Oracle en algunas de sus divisiones de compras. Una extraña dialéctica entre cliente y rival directo que acabaría en 2020 según varias filtraciones en Estados Unidos.

La historia de Oracle se ha sucedido con numerosos enfrentamientos con firmas tecnológicas rivales. Tenemos el mítico caso Itanium, en el que se disputó (y perdió) con HPE su salida del desarrollo de este procesador de Intel. Tenemos la encarnizada discusión protagonizada por Larry Ellison y Marc Benioff (Salesforce) con motivo de la “falsa nube” que Oracle lanzó en 2011. Y, más recientemente, los ganchos de derecha de Ellison y Marc Hurd han ido dirigidos a otro enemigo declarado: Amazon Web Services.

En los últimos tiempos, Oracle se está tratando de posicionar como una alternativa a los servicios de nube en los que reina AWS. A favor de la firma roja está su amplia cartera de soluciones y herramientas de negocio, pero existe un elemento que es el que realmente -ya sea en la era de las licencias como ahora- maneja el timón de la compañía: sus bases de datos.

Visionarios de la tecnología moderna: Larry Ellison

Y es ahí donde Amazon Web Services ha tratado de hacerse fuerte, creando en 2014 su propia base de datos relacional llamada Aurora. Una apuesta que, aunque el consenso de los analistas señala que es peor técnicamente que la tecnología de Oracle (que en el Openworld del pasado curso anunció su primera BBDD autónoma), promete ser más económica. Y eso ha sido suficiente para que clientes como Verizon, General Electric o Expedia hayan anunciado ya su migración a AWS.

Sin embargo, la dependencia que Amazon (y gran parte del tejido empresarial) tiene de Oracle es tal que incluso algunas de sus propias unidades de negocio siguen usando software del gigante californiano. Especialmente, indican varios medios norteamericanos, algunas de sus divisiones de compras.

Una relación extraña, en la que Amazon usa tecnología Oracle en lugar de tecnología de Amazon Web Services, que podría llegar a su fin en 2020. La migración forzosa se produce no sólo por una lógica aplastante de negocio e imagen reputacional, sino también porque -siempre según las informaciones que se han filtrado en EEUU- “las bases de datos de Oracle no pueden escalar lo suficiente para responder a sus necesidades de rendimiento”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.