Tecnología

Amazon se rinde a la impresión 3D

Escrito por Esther Macías

El gigante de comercio electrónico abre un departamento específico dedicado a la venta de impresoras 3D

Con el auge del movimiento DIY (do it yourself o hazlo tú mismo) y el impulso que ha tomado en los últimos años el desarrollo tecnológico, diversos ámbitos que, hasta ahora, estaban fuera del alcance del común de los mortales están empezando a estar muy a mano. Porque, ¿quién, hasta hace unos meses, pensaba que sería posible fabricar en casa los juguetes de su propio hijo? Por poner solo un ejemplo… Pues bien, fabricar ya no juguetes sino miles de objetos en casa (recientemente sorprendía la noticia de un joven americano que había fabricado un número ingente de ¡pistolas!) es una realidad gracias a las impresoras 3D.

Si bien estos dispositivos existen desde hace un tiempo no ha sido hasta hace unos meses cuando han empezando a aparecer marcas con productos realmente asequibles para el usuario final. Ante el auge de este mercado y con el olfato económico que le caracteriza, el gigante del comercio electrónico Amazon ha abierto una nueva sección en su portal americano dedicada precisamente a impresoras 3D y sus suministros como nos ha hecho saber saber John Biggs en Techcrunch. La nueva sección cuenta con todo tipo de máquinas y del material que éstas precisan para hacer las piezas, como el filamento, software para el diseño de los productos, libros sobre cómo se utiliza esta tecnología para usuarios más o menos avanzados, etc.

Las tres máquinas más nuevas y populares son, según la lista de Amazon, MakerBot Replicator 2 Desktop 3D, que se vende (de segunda mano) a un precio de casi 2.500 dólares (1.880 euros), una impresora Afinia 3D H-Series nueva, con el precio de casi 1.600 dólares (1.200 euros), y una FlashForge 3D por casi 1.200 dólares (unos 900 euros). 

Barreras

No obstante, a pesar de los avances producidos tanto en la funcionalidad como en el precio de estas máquinas las impresoras 3D son productos aún caros respecto a las impresoras tradicionales de papel. Por otro lado, su montaje es difícil y el necesario uso del software de diseño CAD que precisan para elaborar el producto deseado no es tampoco sencillo para todo el mundo.

En cualquier caso, se trata de obstáculos que se irán superando con el paso del tiempo. De hecho ya existen en el mercado proyectos como el que creó la empresa Pirate3D en la plataforma de crowdfunding Kickstarter para lanzar al mercado Buccaneer, la primera impresora 3D ya montada y con un precio verdaderamente competitivo:  400 euros.

Oferta en España

En España ya existen empresas, como EntresD, que ofrecen impresoras 3D por menos de 1.000 euros. También por debajo de esa cifra (en torno a los 900 euros) cuesta BCN3D, la impresora 3D para uso doméstico creada por un grupo de investigadores del proyecto RepRap, basado en código abierto, de la Fundación CIM de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). Sin duda el de la impresión 3D es un mercado que no ha hecho más empezar.

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.