Tecnología

Alternativas españolas a Mailchimp para cumplir con la LOPD

17193266496_d195fa157e_b
Escrito por Marcos Merino

Tras la anulación del Safe Harbor por el TJUE, servicios de referencia como Mailchimp ya no son una opción válida para los usuarios españoles.

Ya abordamos en octubre la noticia (y las repercusiones) de la anulación del Puerto Seguro o ‘Safe Harbor’ por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y sobre cómo eso afectaba a las empresas españolas que trabajasen con servicios online con sede en Estados Unidos.

En aquel momento explicamos que, si no había una renegociación o cambio legislativo en los meses siguientes, tocaría buscar métodos alternativos para transferir datos personales entre la UE y EEUU. Tan solo un mes después, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) empezaba a ponerse en contacto por carta con las empresas españolas que transferían datos a Estados Unidos para pedirles que legalizaran dichos envíos antes del día 29 de enero de este año: “Las transferencias a terceros países en los que los poderes de las autoridades estatales para acceder a información exceden de lo necesario en una sociedad democrática no serán consideradas como destinos seguros para las transferencias”.

¿Por qué Mailchimp ya no es una opción?

Uno de los servicios web estadounidenses más usados por las empresas españolas y, por tanto, más afectados por la anulación del Safe Harbor, es Mailchimp. Ésta es una plataforma propiedad de The Rocket Science Group (compañía con sede en Atlanta) y líder indiscutible en el sector del e-mail marketing, en el que ofrece servicios dirigidos a facilitar a empresas y particulares la elaboración de newsletters (boletines) y la elaboración de campañas publicitarias a través del envío de correos electrónicos. Pero ahora, tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, el uso de Mailchimp ha pasado. en pocos meses, de ser prácticamente un estándar a generar múltiples dudas sobre su legalidad.

Mailchimp reaccionó rápidamente e intentó disipar esas dudas ofreciendo a sus usuarios europeos un nuevo contrato que ofrecía garantías similares a las exigidas por la LOPD (y normas equivalentes en otros países europeos). Parecía que todo quedaba solucionado y que el uso de ese documento a la hora de solicitar a la AEPD una autorización para transferencia de datos personales fuera de la UE sería más suficiente para obtener permiso de las autoridades y lograr que las empresas de nuestro continente siguieran usando Mailchimp.

Sin embargo, no ha sido así: la AEPD viene rechazando de manera sistemática todas las solicitudes de los usuarios de la plataforma. Las razones fundamentales son dos:

  1. No se acredita la firma, a través de ningún medio fehaciente, de los representantes legales de Mailchimp (cuyas identidades, por otro lado, tampoco se señalan en el documento).
  2. El contrato está en inglés. Esto genera, a su vez, otros dos problemas. El primero, que la normativa española especifica que cualquier documento que se entregue a la Admón. pública deberá estar traducido a una lengua oficial. El segundo, que no estar disponible en castellano podría anular la validez del consentimiento de los usuarios sin estos carecen de un nivel adecuado en la lengua extranjera en cuestión.

Ambos errores evidencian un inadecuado asesoramiento (o una excesiva dejadez) a la hora de adaptarse a unas normativas europeas cuyas autoridades ya han demostrado ir muy en serio a la hora de hacerlas cumplir. Por ello, un buen número de usuarios de Mailchimp han dado ya el paso de abandonar esta plataforma y optar por alternativas localizadas en la Unión Europea… o incluso en nuestro propio país.

Parece mentira que, hablando de elegir herramientas localizadas en la red de redes, estemos limitados por las fronteras físicas y políticas y no únicamente por criterios técnicos. Sin embargo, hay razones prácticas que pueden animarnos a escoger servicios online proporcionados por empresas que comparten nuestro marco legal y social:

  1. Atención al cliente: No todas las plataformas de referencia de email marketing tienen en cuenta la importancia que el usuario hispanohablante puede darle a recibir soporte en su propio idioma. Sin duda, no corremos ese riesgo si recurrimos a plataformas españolas.
  2. Encaje normativo: Todas las leyes que tengamos que cumplir habrán sido ya contempladas por las compañías españolas. Otros detalles, como los relativos a la emisión de facturas, estarán mejor cubiertos así.

Plataformas españolas de email marketing

Mailrelay

Posiblemente la alternativa española más usada en el campo del email marketing. Destaca por su oferta gratuita: hasta 3.000 suscriptores y 15.000 mails gratuitos al mes (aunque esas cantidades pueden multiplicarse por 5 a cambio de que el usuario siga los perfiles sociales de la compañía). A partir de ahí deberemos contratar alguno de sus planes de pago.

Cuenta con editor HTML y plantillas predeterminadas, informe de campañas (ratios de apertura, número de clicks, etc), con segmentación avanzada de suscriptores y con autorrespondedores. Su blog oficial incluye numerosos trucos y tutoriales para mejorar su uso.

Acumbamail

El otro gran servicio español de email marketing. Su plan gratuito se encuentra limitado a 2.000 correos mensuales y 2.000 suscriptores. Ofrece varios planes en virtud del volumen de envíos y de suscriptores con que contemos, pero con la particularidad de ofrecer un plan prepago para comprar tantos emails como necesitemos cada mes.

Al contrario que Mailrelay, que obliga a recurrir a plugins como Magic Action Box para crear widgets de suscripciones para nuestra web, Acumbamail cuenta con un plugins propio para dicha tarea.

Teenvio

La última herramienta que reseñaremos es Teenvio, menos conocida que las anteriores, pero que ofrece una interesante opción gratuita para 1.000 suscriptores y 5.000 envíos al mes. Cuenta con un intuitivo gestor de plantillas, y además permite realizar envíos vía SMS o MMS con estadística de entrega.

Imagen | Joe The Goat Farmer

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.