Tecnología

AirBnb alojó a 17 millones de huéspedes este verano

airbnb_mobile
Escrito por Redacción TICbeat

La plataforma de búsqueda de alojamiento hace públicas cifras que multiplican por más de 350 veces las de hace cinco años.

Lo que empezó en un pequeño apartamento de San Francisco en 2007 se ha convertido en una comunidad global de más de 50 millones de personas: la plataforma de alojamiento de particulares AirBnb ha hecho públicas las estadísticas de su actividad durante este verano, y presume de que éstas multiplican por 353 las de 2010.

17 millones de personas utilizaron este verano AirBnb para encontrar alojamiento en 150 países del mundo, una cifra que, como destacan desde la compañía en un informe de resultados, supera a la población de lugares como Grecia, Suiza y Suecia.

El equipo de la plataforma recuerda que, mientras hace cinco años, la plataforma había proporcionado alojamiento a un total de 90.000 huéspedes, hoy por hoy ha alcanzado los 55 millones de personas, de las que, por cierto, el hospedaje de 30 millones tuvo lugar en 2014, una cifra que da idea de la velocidad a la que AirBnb ha estado creciendo últimamente.

Si AirBnb fuera un hotel, habría colgado el cartel de ‘completo’ la noche del 8 de agosto, en la que los alojamientos anunciados en la plataforma alcanzaron su mayor pico de ocupación del verano, con un total de un millón de huéspedes.

La compañía de San Francisco ha aprovechado la ocasión para recordar que no solo ofrece a sus usuarios hospedarse en apartamentos en el centro de las grandes capitales del mundo, sino que también, y cada vez más, en su plataforma pueden encontrarse alojamientos en lugares tan remotos como Madagascar o tan especiales como una cueva. Como ejemplo, desde AirBnb señalan que en estos años 10.000 personas han usado sus servicios para dormir en una casa en un árbol, 13.000 en castillos y 50.000 en un barco.

El equipo también ha querido defender la aportación que realiza a negocios y comercios locales que de otra forma no se beneficiarían del turismo de su ciudad, que, por ejemplo, dejó, según sus propias cifras, el año pasado en Madrid 323 millones de euros.

Quizá condicionada por la controversia que generan otras aplicaciones como la polémica Uber, que tiene en pie de guerra a taxistas de todo el mundo, Airbnb, se autoproclama como una experiencia de economía colaborativa y destaca siempre que puede su impacto económico en las ciudades, así como que muchos de sus “caseros” utilizan los ingresos extra que les proporciona su plataforma para pagar su propio alquiler. “No nos gustaría que se confunda a Airbnb con otros modelos”, declaró su director de Asuntos Públicos, Ángel Mesado, en junio a TICbeat.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.