Tecnología

Accenture: “La desaceleración del mercado tecnológico de consumo es global”

smartphones_accenture
Escrito por Marcos Merino

Creciente preocupación por la seguridad de los datos personales, caída en la demanda de smartphones y tablets, y estancamiento en la implantación del IoT.

La creciente preocupación por la seguridad de los datos personales, la caída en la demanda de smartphones y tablets, y el estancamiento en la implantación del Internet de las Cosas, son obstáculos que están afectando ya al mercado de la electrónica de consumo, y que lo seguirán haciendo a lo largo de este 2016.

Al menos, eso es lo que revelan las conclusiones de un sondeo realizado por Accenture a 28.000 consumidores de 28 países diferentes. Según este estudio (‘Igniting Growth in Consumer Technology‘), prácticamente la mitad de los encuestados (el 47%) sitúa los problemas de seguridad y privacidad como una de las 3 principales barreras a la hora de decidirse a comprar un servicio o dispositivo IoT (incluyendo en esta categoría desde pulseras inteligentes de monitorización deportiva hasta termostatos inteligentes).

Entre los encuestados que manifestaron poseer un dispositivo de este tipo o tener planeado adquirirlo a lo largo del año que viene, un 69% dijo saber que son productos hackeables. Y, de aquellos que deseaban adquirir dispositivos IoT en los próximos años, el 24% ha optado por posponer la compra y el 18% ya ha dejado de usar algún dispositivo similar hasta tener garantías de una mayor seguridad.

La encuesta también pone de relieve la escasa demanda de los dispositivos tecnológicos de consumo más tradicionales. Así, por ejemplo, menos de la mitad (un 48%) de los encuestados manifestó su intención de comprar un smartphone este año. Si lo comparamos con los datos del año pasado, se aprecia una notable bajada de 6 puntos (desde el 54%). En consonancia con esto, el número de personas que manifestó estar planeando comprar un nuevo televisor (30%) o una tablet (29%) también se redujo desde el 38% que cosecharon ambos dispositivos en 2015.

Según Sami Luukkonen, director global del grupo de Electrónica y Alta Tecnología de Accenture, “la desaceleración en el mercado de la tecnología de consumo es irrefutable y global. El mercado no necesita aparatos más ostentosos sino, más bien, prestar servicios digitales más seguros, innovadores y prácticos. Si la demanda de dispositivos sigue disminuyendo, la industria tendrá que dar un giro hacia productos que los consumidores sean capaces de usar con confianza”.

Sólo el 13% de los encuestados, por ejemplo, reconoció estar planeando comprar un smartwatch a lo largo de este año, una subida de tan sólo un punto porcentual con respecto al año pasado. Las perspectivas de compra de otros dispositivos wearables o IoT es exactamente la misma. A eso se une que algunos smartwatches no están cumpliendo con las expectativas de diseño, esperanza de vida de las baterías, o facilidad de uso.

“A pesar de todas sus promesas, el Internet de las Cosas es un mercado que se ha mostrado como una espada de doble filo”, avisaba Luukkonen. “La oportunidad de mercado es enorme, pero las preocupaciones en torno a la seguridad y facilidad de uso están obstaculizando su potencial a corto y largo plazo […] hasta que el IoT no cumpla con las expectativas de los consumidores, su mercado obtendrá más promesas que ganancias, y podrá hacer poco para revitalizar el mercado general de los consumidores digitales”.

Purchase_Intent

 

Imágenes | Jon Fingas y Accenture

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.