Tecnología

¿Acabar con la privacidad en Internet? El senado de EEUU sigue la estela de Trump

trump exagerar

El Senado de Estados Unidos vota hoy, con presumible victoria de los republicanos, acabar con la normativa de privacidad de datos que Obama impuso a las ‘telco’.

¿Qué tiene Donald Trump, ese hombre de cabellos dorados y verborrea facilona, que consigue todo lo que se propone aunque se trate de la idea más disparatada que haya escuchado la humanidad? Es un misterio que sólo la historia podrá resolver algún día, empezando por su inesperada victoria electoral y pasando por cómo está logrando apoyo en cámaras como el Senado para sus propuestas más alocadas, como el fin de la privacidad en Internet.

Recordemos que el bueno de Trump, el presidente que algunos expertos aseguran padece una enfermedad mental, ya promovió -a través de su esbirro Ajit Pai, máximo mandatario de la FCC, el regulador norteamericano- una medida para tumbar las políticas de privacidad impulsadas por su antecesor, Tom Wheeler, y que entre otras cosas obligaba a los operadores de telecomunicaciones a proteger la información personal de sus clientes (números de la seguridad social, información bancaria o sanitaria, localización, datos de menores, historial de navegación, etc.), además de prohibir la venta de esos datos a terceros sin el permiso expreso del usuario.

Ahora el relevo de Pai lo toman los senadores republicanos (que han pasado de odiar mayoritariamente a Trump en la campaña electoral a besar el suelo por donde pisa), quienes van a discutir hoy en la cámara si destruyen todas esas normas de privacidad, favoreciendo así los intereses de las principales ‘telco’ norteamericanas (AT&T, Verizon o Comcast) en detrimento de los derechos de sus conciudadanos. En concreto, el Senado valorará si emitir una resolución de desaprobación, texto que daría luz verde a la revocación inmediata de la orden sobre privacidad de la FCC.

De prosperar esta lucha de Donald Trump, el controvertido Ajet Pai y la mayoría republicana en el Senado, Estados Unidos se convertiría en el primer país occidental en legislar en contra de la privacidad y reduciendo derechos de los consumidores sobre la protección de sus datos. Un antecedente que en cualquier otro gobierno sería alarmante, signo de una preocupante decadencia moral y funcional, pero que ya no nos sorprende viniendo del gurú de los concursos de belleza y los ‘reality shows’.

Eso sí, que nadie dude que los operadores de telecomunicaciones darán palmas con los pies gracias a este cambio de guion. Después de enfrentarse abiertamente a la Administración Obama (a la que acusaron de ser injusta y ponerles demasiadas cargas burocráticas), ahora están ante la posibilidad de poder hacer con los datos de sus clientes lo que les venga en gana, pudiendo concentrarlos, paquetizarlos y venderlos al mejor postor. Una idea especialmente interesante para empresas como Verizon, en pleno proceso de compra de Yahoo, de la que obtendrá un volumen de información personal nada desdeñable.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.