Tecnología

¡Abandonad Windows XP, insensatos! Por qué y cómo hacerlo

Escrito por Elías Notario

Falta muy poco para que Microsoft deje de darle soporte a Windows XP, de modo que migrar a otra plataforma es algo que todo el mundo sin excepción debería hacer. Te explicamos por qué y cómo lograrlo junto a consideraciones y tareas importantes.

¿Eres uno de los muchos que aún utiliza Windows XP? Si la respuesta es sí, tienes un problema, porque tan pronto como el próximo 8 de abril de 2014 el sistema operativo dejará de recibir soporte por parte de Microsoft, o el último clavo en el ataúd de la versión más longeva de la historia de Windows.

Ante tal hecho migrar hacia otra plataforma es algo que todo el mundo sin excepción debería hacer. A continuación te explicamos por qué es imprescindible abandonar Windows XP y cómo lograrlo sin morir en el intento junto a varias consideraciones a tener en cuenta y tareas vitales a realizar antes de mudar.

Por qué es importante abandonar Windows XP

Desde 2008 se viene anunciando la muerte de Windows XP, pero un gran número de personas se resisten a abandonarlo porque, como tú, ni les apetece, ni saben lo que deben hacer ni son conscientes de la importancia de migrar, les da miedo… o una combinación de todos los factores.

Podemos dar muchos argumentos que justifican el abandonar Windows XP, de entre los que destacan los siguientes: uno, si utilizas Windows para trabajar, hacerlo con XP supone una pérdida de tiempo –y, por extensión, de dinero– ya que las versiones del sistema operativo superiores han mejorado mucho y en muchos aspectos. Dos, todos los programas y periféricos están dejando de funcionar con Windows XP. Tres, es fácil que te encuentres con problemas al intentar ejecutar diversos tipos de archivos. Cuatro, y la más importante, las posibilidades de que se te cuelen virus –si no los tienes ya– son muy altas.

Así que esto no va de obsolescencia programada. Dejar de utilizar Windows XP es pura sensatez y aunque tengas que comprar nuevo equipo o sudes algo de tinta al migrar, a todas luces merece la pena.

¿A qué sistema operativo mudar?

Dando por hecho que te hemos convencido, la siguiente cuestión obvia es a qué sistema operativo migrar. Existen unas cuantas opciones y principalmente cuatro: Linux, Mac OS X, Windows 7 o Windows 8.

La primera, Linux, mejor olvidarla, ya que al venir de un entorno Windows te encontrarás como un burro en una cacharrería y sufrirás problemas de instalación, incompatibilidad de aplicaciones, etc. La segunda, Mac OS X, es muy interesante, pero no está disponible para instalar en equipos genéricos. Sólo nos quedan la versión 7 o la 8 del sistema de las ventanas, y, entre ambas, te recomendamos la 7, ya que el cambio no será tan brusco como si saltaras a Windows 8. Además una vez instalado Windows 7 pasar al 8 es muy fácil y ambos sistemas tienen compatibilidad total.

En este punto también es interesante que valores si ha llegado el momento de renovar tu equipo. En caso de que sea muy antiguo, aunque soporte las últimas versiones de Windows, quizá merezca la pena; te quitarás dolores de cabeza y tu experiencia y rendimiento mejorarán. Otra opción, sobre todo pensando en el ocio, pasa por adquirir algún otro dispositivo complementario al PC como una tableta, solución que no te evitará mudar de SO aunque sí disminuir tu dependencia de él y consumir contenidos audiovisuales o de cualquier otro tipo (como juegos) con una mejor experiencia de usuario.

Consideraciones y tareas imprescindibles antes de instalar Windows 7

Suponiendo que hayas optado por la mudanza en vez de otras opciones, antes de saltar de Windows XP a 7 debes tener en cuenta varias cosas y disponer de cierto material.

Lo primero de todo es averiguar si tu equipo es compatible con Windows 7 o no. Debe contar mínimo con las siguientes especificaciones técnicas: Procesador de 1 GHz o más rápido, 1 GB de RAM o más, 16 GB de espacio libre en disco, tarjeta gráfico con procesador gráfico DirectX 9 o superior y lector de DVD.

¿Las tiene? Bien, pero aun así descarga, instala y ejecuta el Asesor de actualizaciones de Windows 7 de Microsoft. El programa analizará todo el equipo en busca de posibles problemas de hardware, periféricos o programas que puedan afectar a la instalación del sistema operativo. Una vez termine el análisis te devolverá un informe y si detecta problemas indicará cuáles y recomendaciones para solucionarlos.

Hecho eso, vamos con el material que necesitarás. Lo primero, una unidad de disco duro externa (puede ser un pincho USB o disco duro) que servirá para pasar a ella tus fotos, vídeos, música y demás archivos junto a las configuraciones de la cuenta de usuario. Lo segundo, los discos de instalación, y aquí la cosa se complica un poco.

Microsoft tiene la mala costumbre de lanzar tropecientas versiones diferentes de cada sistema operativo, a su vez divididas cada una en otras cuatro subediciones, completas o Full de 32 o 64 bits y para actualización o Upgrade de 32 o 64 bits (el asesor de actualizaciones te avisará si tu equipo puede ejecutar la versión de 64 bits y si no es que sólo soporta la de 32) .

En el caso de Windows 7 a nivel usuario tenemos Home Premium, Home Premium M, Professional, Professional N, Ultimate y Ultimate N. De entre todas las posibilidades te recomendamos que adquieras Windows 7 Professional “full” o Home Premium “full” de 32 bits (si el equipo soporta las de 64 bits puedes hacerte con esas pero comprar la edición completa de cualquiera de los dos no es opcional ya que al pasar de XP a Windows 7 no queda otra que hacer una instalación desde cero y esto sólo lo permiten las full). Encontrar justo la que quieres/necesitas para comprar por Internet está complicado, lo más fácil es acercarse hasta alguna tienda y pedir lo que estás buscando.

Otras tareas vitales previas a la instalación

Ya sólo queda una cosa por hacer antes de meternos en harina con la pura instalación: respaldar la información de la cuenta de usuario y todos los archivos que quieras guardar.

Esto siempre es recomendable hacerlo, y ante la mudanza de XP a 7 obligatorio ya que como decíamos para actualizar un equipo del primero al segundo, sólo podemos realizar una instalación “limpia”. O sea, que en el proceso toda la información del ordenador, incluidos archivos personales, programas y valores de configuración, será eliminada.

Afortunadamente Microsoft dispone de la herramienta gratuita Easy Transfer que permite migrar los archivos (los que estén en las carpetas Música, Vídeos, Imágenes etc de Windows) y configuraciones a otra ubicación antes de instalar Windows 7 y luego volver a pasarlo todo al equipo terminada la instalación. Una vez descargada la aplicación e instalada, el proceso es tan fácil como ir a “Inicio>Todos los programas”, picar en “Windows Easy Transfer para Windows 7”, luego en “Siguiente”, seleccionar la opción “Un disco duro externo o unidad flash USB”, clic en “Este es mi equipo anterior”, en la siguiente pantalla desactiva las casillas de las cuentas de usuario que no te interese guardar sus datos y clic en “Siguiente”, deja los cuadros en blanco en la pantalla que tendrás delante y clic en “Guardar”. Saltará ventana que muestra tu equipo, navega hasta localizar la unidad de disco duro externa (la que comentamos antes que te haría falta), selecciónala y clic en “Guardar”.

Listo, Easy Transfer comenzará a “empaquetar” todo en un archivo, que a su vez quedará guardado en la unidad de disco duro externa la cual debes desconectar antes de instalar Windows 7.

Instalando Windows 7

Pues eso, a instalar. Con el equipo encendido y Windows XP funcionando, mete el disco de instalación en el lector de DVD. Arrancará la instalación con una primera pantalla en la que debes clicar donde pone “Instalar ahora”. La siguiente permite obtener actualizaciones importantes para la instalación (es recomendable obtenerlas, la máquina tiene que estar conectada a Internet), seguido salta la página de términos de licencia donde hay que clicar en “Acepto” y luego en “Siguiente”. A continuación en la pantalla “¿Qué tipo de instalación desea?” clic en Personalizada, luego selecciona la partición que contiene Windows XP (C: en el 99% de los casos), después clic en “Siguiente” y en la ventana emergente Windows.old que aparecerá, clic en “Aceptar”.

Ya está, espera y sigue las instrucciones que te vayan indicando hasta completar la instalación. Una vez termine, con Windows 7 en funcionamiento, conecta la unidad de disco duro externa donde guardaste el archivo de respaldo creado con Easy Transfer, haz doble clic sobre él (se llama “Windows Easy Transfer –elementos del equipo anterior” o el nombre que le dieras–) y restaura los archivos y configuraciones de cuenta que quieras.

Por último lo único que queda es volver a instalar los programas que necesites (desde sus CD o descargándolos de Internet) y actualizar los controladores picando en “Inicio>Todos los programas>Windows Update” (esto no es obligatorio, la mayoría de controladores ya vienen integrados en Windows 7).

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com

  • Pingback: Microsoft dice adiós a Windows XP, pero los usuarios no | TICbeat()

  • Pingback: Cómo lograr 5 años más de actualizaciones de seguridad para Windows XP | TICbeat()

  • Pingback: 5 años + d actualizaciones d seguridad p/ Win XP- UrbanTech()

  • Pingback: locksmith near me()

  • Pingback: viagra()

  • Pingback: carbid kopen()

  • Pingback: san Antonio website development()

  • Pingback: small dogs that don t shed()

  • Juan Perez

    Leo tu articulo y por alguna extraña razón, siento como si estuviera en alguna tienda de informática al lado de algún vendedor que trabaja a destajo , quizás sea eso de “tiempo de renovar tu equipo” … los últimos sistemas operativos ya no se crean pensando en la utilidad, se crean pensando mas en la imagen y diseño y el mal uso de las nuevas tecnologías, lo que es sinónimo de innecesario consumo de recursos … un sistema no requiere que se vea “bonito” solo debe ser funcional y ahorrarle problemas al usuario,algo que hace mucho se dejo de hacer … las tecnologías Físicas deben avanzar, pero las Lógicas (sistemas) deben mantener por mucho mas tiempo … FIN

  • Ale Frank

    Para extender un poco más este artículo: si no basta para demostrar que WINDOWS XP se murió (si… se murió), se le puede preguntar a algún sabiondo en sistemas que sea amigo y/o de nuestra confianza cuales son las razones por las que hay que darle el pulgar para abajo a XP y, palabras más palabras menos, nos dirán lo mismo que está redactado en el post. Que XP fue un grande de la informática, sí. Que fue innovador/compatible/estable, también. Que fue lejos el mejor sistema de Microsoft hasta el momento de su salida, sin dudas. Pero eso: FUE. Claros ejemplos de un usuario común y corriente: te compras un celular Smartphone de los últimos, y te dará dolores de cabeza para que el equipo te lo reconozca si quieres conectarlo. Navegas por internet en páginas simples (Facebook, Outlook-Hotmail, YouTube etc.) y ya tienes problemas para reproducir contenido multimedia. Y ya para usuarios más avanzados: al quitarle Microsoft el soporte oficial, en efecto dominó también lo hacen las empresas fabricantes de hardware. Por ende, la mayoría de los nuevos componentes lanzados al mercado de 2014 en adelante ya exigen mínimo al gran Windows 7 en adelante. De qué sirve invertir dinero en instalar una supermega placa de video si Windows XP será incapaz de sacarle el mayor provecho? Y el temita viral creo que lejos sería el punto clave de la decisión de decirle adiós a XP. Un sistema sin soporte, sin actualizaciones de seguridad, es como una cebra caminando alrededor de una manada de leones muertos de hambre.

    Coincido totalmente con que en los últimos tiempos se han dedicado a la “belleza gráfica” más que a lo funcional. Windows 8 fue (y es) una porquería tecnológica. Esperanzado de algo bueno me metí en 8.1 y estaba frente a la misma basura pero con distinto olor. Y el “novedoso” Windows 10: una estafa total que todavía ni drivers oficiales tiene. No me cabe duda que Microsoft viene dando grandes tropezones desde el 2009 (año que salió Windows 7 y comenzaron a trabajar en Windows 8) precisamente porque no hacen más que pensar en que sea lindo, que sea moderno, que sea estético a costa de lo que sea. Y en ese punto WINDOWS 7 se lleva todos los laureles: no será de los más bonitos estéticamente (aunque para mi gusto es mucho más elegante que XP) pero si en algo no se lo puede criticar es en el buen rendimiento, la compatibilidad, la rapidez, sencillez, estabilidad, seguridad etc etc etc. Y también es cierto que alguien que maneja muy bien XP puede desenvolverse con los ojos vendados en Windows 7.

    Parece una historia cíclica en Microsoft: en su momento quisieron sacar a XP del mercado con VISTA (fracaso total) y aun así siguió siendo el mejor, incluso prolongando su vida 13 años en total (todo un record en la empresa). Ahora está sucediendo lo mismo: tienen un gran sistema vigente en el mercado (Windows 7) y ya han salido 3 sistemas distintos en busca de su reemplazo. Y el resultado? la mayoría seguimos usando 7. En vez de repetir la fórmula del éxito “estabilidad/rendimiento + diseño + compatibilidad = usuarios felices” se están olvidando del primer término de la ecuación. No hace falta ser un as de la tecnología para darse cuenta en unos pocos primeros clics de uso que 7 sigue estando muy por encima de sus 3 sucesores. Y aunque digan que 10 es más liviano (que cualquiera que lo haya instalado a prueba habrá notado que ocupa menos espacio en el disco que 7), yo prefiero mil veces resignar unos pocos gigabytes de diferencia a cambio de tener algo que realmente sea bueno. Como el dicho “lo barato sale caro”, acá sería algo así como “lo liviano te puede pesar el doble”.

    Pues nada, me pareció un muy buen artículo y una buena asesoría para aquellos que no sean tan duchos en computadoras y quise poner mi granito de arena a los motivos de por qué, aunque muchos se sigan resistiendo, Windows XP ya no va más. Saludos!