Tecnología

9 razones por las que nadie abre tus emails de marketing

9 razones por las que nadie abre tus emails de marketing

Si nadie abre tus correos electrónicos y tu estrategia de email marketing está de capa caída, te explicamos los motivos más frecuentes por los que los usuarios rehúsan hacer clic en tus emails y cómo puedes corregir el problema.

El email marketing continúa creciendo en popularidad y consolidándose como una de las alternativas más sólidas para marcas de toda índole. Sin embargo y como en cualquier acción promocional o de branding, no vale cualquier cosa: es preciso diseñar las campañas con acierto, personalizar los contenidos en función de cada target o evaluar adecuadamente la conversión y diseñar botones de call-to-action atractivos y eficaces.

7 claves para escribir mejores emails a puerta fría

Numerosos correos electrónicos de email marketing ni siquiera son abiertos por el destinatario, que los rechaza porque algo le chirría o el contenido mostrado no le resulta interesante. A continuación recopilamos nueve razones por las que tus correos electrónicos fracasan y el usuario potencial ni siquiera se digna a hacer clic en ellos. La clave puede residir en aspectos tales como el asunto, una temática inquietante o un tono incorrecto.

9 motivos por los que tu email marketing fracasa

  • Pedir disculpas: Si en el propio asunto la empresa desperdicia el reclamo repitiendo su nombre corporativo, es probable que el usuario ni se moleste en abrir el mensaje.
  • Generar misterio gratuito: Dejarlo todo a merced de la curiosidad no es buena idea, ya que a menos que el tema del email parezca inmediatamente relevante, la mayor parte de destinatarios optarán por ignorarlo.
  • Repetir el asunto en el avance del correo: Si en las primeras líneas del email repites la información del asunto, desperdiciarás espacio, cargarás al lector y no lograrás conversión ni lectura.
  • Poner la fecha: Dado que la propia bandeja de entrada muestra este dato, desperdiciar el asunto o el cuerpo del texto se trata de un craso error. 
  • Línea de asunto incomprensible: La claridad y la concisión priman en el mundo online y probablemente, una línea de asunto enrevesada o sin sentido no llegará a buen puerto.
  • Mala ortografía o gramática: Los errores ortográficos y gramaticales se pagan con emails nunca leídos y catapultados al olvido más absoluto.
  • Dirección de correo electrónico de un remitente cuestionable: La dirección debe ser seria y remitir de forma directa a la marca, profesional o empresa.
  • “Haz clic en la página web”: Algunos programas de email marketing predeterminan esta ridícula pregunta en el comienzo, desperdiciando la ocasión de calar hondo en el usuario.
  • Nombre del destinatario en la línea del asunto: Suena a spam y se trata de una personalización trillada y contraproducente que a un usuario no suscrito no le hará ninguna gracia.

Fuente | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.