Tecnología

5 casos en los que los cibercriminales no escaparon

Escrito por Martin Cattaneo

No hay fronteras para los cibercriminales. Es más, las utilizan para robar en un país, sacar el dinero en efectivo en otro y finalmente gastarlo en un tercero

Gracias al esfuerzo y de la colaboración entre las autoridades internacionales y el sector de la seguridad, la lucha contra el cibercrimen sigue sumando nuevos éxitos.  Te mostramos 5 casos en los que los cibercriminales no escaparon.

Asalto a farmacias online

La operación Pangea6 de la INTERPOL que tuvo su origen en el año 2008 con la participación conjunta de 10 países constituyó en 2012 un ejemplo de cooperación internacional entre los responsables de aduanas, los reguladores del sector sanitario público y los diferentes cuerpos de seguridad, alcanzando la intervención de 99 países con el objetivo de combatir la venta ilegal de medicamentos a través de Internet. La acción se centró en el seguimiento de las operaciones de pago y de envío a través de distintos ISPs (Internet Service Providers). Los resultados fueron francamente positivos: más de 10 millones de píldoras falsificadas que habrían alcanzado un valor en el mercado de 36 millones de dólares, fueron requisadas, más de 13.000 páginas web fueron cerradas y más de 200 personas fueron acusadas, enjuiciadas y encarceladas por venta ilícita.

Operaciones de venta de tarjetas de crédito

Cinco hackers procedentes de Rusia y Ucrania robaron más de 160 millones de números de tarjetas de crédito en Nueva Jersey, EE.UU. La banda entró en las redes informáticas de diversas compañías como NASDAQ, Visa, 7-Eleven y JetBlue Airways, entre otras, e instalaron programas que robaban dicha información así como otros datos de pago. Los ‘hackers’ intervenían redes de ordenadores de empresas nacionales e internacionales y una vez obtenidos los datos, vendían cada número robado de tarjeta de crédito estadounidense a 10 dólares, las europeas a 50 dólares y las canadienses a 15 dólares, llegando a obtener un botín de 300 millones de dólares. La Oficina del Fiscal de Estados Unidos para Nueva Jersey informó que cada uno de los hackers tenía una labor específicas. Vladimir Drinkman y Alexandre Kalinin accedían a los sistemas de las empresas, Roman Kotov buscaba datos que pudieran resultar de valor, Mikhail Rytikov era el responsable de esconder las identidades del grupo, y Dmitriy Smiliantes, que era el ‘comerciante’, se dedicaba a vender los datos robados. Dos de los cibercriminales fueron arrestados en Holanda, mientras que se cree que los otros tres siguen viviendo en Rusia. Los detenidos podrían enfrentarse a una sentencia de 30 años en EE.UU

El caso del Troyano bancario Carberp

Un tribunal de Kiev condenó a unos hackers ucranianos a 5 años cárcel por su participación en un ataque bancario a gran escala. Los criminales habían utilizado el troyano bancario Carberp, de cuya existencia se tuvo conocimiento en el año 2010, para interceptar las comunicaciones de las víctimas con sus bancos online y robar el dinero a ciudadanos en su mayoría residentes en Ucrania, Rusia, Moldavia, Bielorusia, apareciendo incluso algunas variantes en bancos de EE.UU. y Australia. Según publicaba PC World el pasado mes de junio en declaraciones de Andrey Komarov, responsable de la firma rusa Group- IB, especializados en la investigación de casos de cibercrimen, el código fuente del troyano Carberp podría estar a la venta en el mercado por una cifra estimada entre 50 y 70.000 dólares.

Compra de billetes con tarjetas falsas

En los últimos años ha habido un enorme crecimiento de las redes sociales como Facebook, Twitter, etc. Esto ha producido que los usuarios compartan todo tipo de detalles personales. Internet ha pasado a ser una herramienta fundamental para comprar, consultar nuestras cuentas bancarias e incluso socializar. El robo de identidad online se ha convertido en los últimos años en uno de los objetivos principales de las organizaciones de cibercrimen. Según cifras del Eurobarómetro 390 sobre Ciberseguridad,  7% de los españoles reconoce que ocasionalmente le han robado su identidad en Internet, y el 1% admite que esto le ocurre con frecuencia.

El Centro Europeo contra el cibercrimen arrestó a 43 cibercriminales en 38 aeropuertos de 16 países de Europa. En la operación la policía interrogó a los pasajeros que habían utilizado tarjetas falsas o robadas para comprar sus billetes. Como resultado, la policía encontró a cibercriminales muy buscados e involucrados en delitos de robo de identidad, tráfico de drogas, falsificación de documentos y ataques contra instituciones financieras.

Las multas del “virus de la Policía”

La Policía española en colaboración con Europol, desarticuló recientemente una red de once criminales, diez de ellos en España, que supuestamente infectaba con un virus ordenadores de 30 países a través de un engaño que decía provenir de la misma Policía. El conocido en España como el virus de la Policía se trataba de un tipo de malware mediante el cual los cibercriminales bloqueaban los ordenadores y enviaban correos eletrónicos solicitando el pago de una multa de 100 euros por acceder a páginas que contenián pornografía infantil o webs de intercambio. La cifra que lograron recaudar alcanzó el millón de euros desde que se detectó el virus en 2011. Hasta la fecha han salido a la luz más de 1.200 denuncias.

 

Sobre el autor de este artículo

Martin Cattaneo