Tecnología

4.000 suecos ya se han implantado un chip bajo la piel

Una compañía belga inserta un chip de identificación bajo la piel de 8 trabajadores

Ya no solo usamos la tecnología, somos tecnología. Un claro ejemplo de ello es Suecia, donde 4.000 personas ya se han implantado un micro chip bajo la piel. Te explicamos para qué sirve este pequeño chip del tamaño de un grano de arroz.

Vivimos tiempos contradictorios, en los que muchas personas temen por la pérdida de la privacidad por culpa del espionaje constante de las redes sociales y las empresas de Internet, y otras se insertan voluntariamente identificadores digitales en su cuerpo. La empresa Biohaxha anunciado que más de 4.000 personas en Suecia se han insertado un chip bajo la piel.

El chip se inserta entre los dedos pulgar e índice, mediante un pequeño corte y una inyección que inserta el chip (del tamaño de un grano de arroz) debajo de la piel. Puedes verlo en la foto de apertura. Es completamente biocompatible, no molesta ni produce ningún transtorno.

¿Y para qué sirve un chip insertado bajo la piel?

El chip no tiene batería, asi que es pasivo, es decir, no emite ningún tipo de señal. Por tanto, no es rastreable. Tampoco tiene GPS ni ningún tipo de tecnología que permita vigilar a la persona que lo lleva. Sus creadores aseguran que es completamente privado.

Su contenido se lee mediante un escáner de radiofrecuencia RFID, que es compatible con la conexión NFC que llevan casi todos los móviles. Al apuntar con el lector al microchip recibe energía para activarse, y entonces el lector RFID puede leer su contenido.

Su función más practica es eliminar las llaves. Pueden abrir cerrojos electrónicos cuando acercas la mano, tanto en casa como en el trabajo (muchas empresas ya los usan). También sirven para pagar en máquinas expendedoras de comida, o para comprar billetes de metro o autobús, simplemente acercando la mano al lector.

Una empresa de EEUU implanta microchips en sus empleados

A priori, estos chips bajo la piel son privados porque al no tener batería solo son detectables cuando estás a unos pocos centímetros del lector, y la información personal está encriptada. Pero aún así levantan sospechas porque podrían contener funciones ocultas, o ser hackeados.

Además, ya han surgido algunos problemas logísticos. Los primeros chips bajo la piel que se implantaron, hace tres años, se han quedado anticuados, y no se pueden actualizar. La única solución es recurrir a la cirugía (superficial) para extraerlos e insertar la nueva versión.

Vía | Independent

Sobre el autor de este artículo

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.