Tecnología

250.000 sensores para combatir los atascos en Internet

El registro regional de Internet (RIPE NCC) para Europa, el Oriente Medio y Asia Central  planea instalar hasta 250.000 sensores para medir la velocidad de Internet y ayudar a los ingenieros a predecir y diagnosticar los atascos online.

En vez de crear infraestructuras pequeñas a parte, RIPE propone crear una infraestructura común con sensores que envíen solicitudes de Ping y Traceroute con regularidad a los servidores centrales para medir el estado de las conexiones locales.

Actualmente RIPE dirige una red relativamente pequeña de herramientas para medir el tráfico entre las que se incluyen una antena para el PC y GPS. Pero el grupo no lucrativo pretende ampliar las medidas introduciendo pequeños USB ( 50.000 sensores) por toda Europa y otros 250.000 en el resto del mundo.

RIPE funciona con las grandes empresas de Internet y no con particulares, y espera que estos sensores vayan en sus servidores. El objetivo es instalar los primeros 10.000 a finales del próximo año.

Para financiar este programa, la organización esta pidiendo a sus miembros que ofrezcan los sensores y que donen una pequeña parte de su ancho de banda y electricidad para hacerlos funcionar. Además, a cambio de patrocinios pagados (empezando por 2.000 euros por 8 sensores) los patrocinadores  podrán llevar a cabo tests en la red. Los datos de todas estas medidas serán públicos y deberán permitir a los científicos e ingenieros para hacer mejores predicciones de los atascos online.

Control de las redes

Este proyecto da una nueva dimensión a la batalla por las redes que está enfrentando a los usuarios y a las compañías teleoperadoras (ISP por sus siglas en inglés). Ante el incremento del uso de Internet, la mayoría de las ISP han optado por negociar con los gobiernos medidas de censura de contenidos y de herramientas de Internet, algo que se está logrando en países como Francia. Por otra parte, las compañías de tecnología aseguran que se puede acabar el problema gracias a los avances en redes, que permiten instalar ya líneas de mucha más velocidad sin coste adicional. Google Fiber es sólo un sencillo ejemplo.

Con la gestión del tráfico se abre una tercera vía, o si se quiere una vía complementaria, a favor de una solución abierta y libre. Sin embargo, deben garantizar que sólo se va a medir el ping de las conexiones y no el contenido de los datos transferidos para garantizar (es decir, la dirección de las conexiones) para asegurar la privacidad de los usuarios.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.