Tecnología

200 millones de personas ven Netflix cada día… sin pagar un euro

Películas y series que llegarán en agosto a Netflix
Escrito por Eduardo Álvarez

Netflix ha comunicado que ya llega a 300 millones de usuarios activos, una cifra impresionante. El problema es que de esos 300, sólo 100 pagan suscripción.

Netflix y sus series se han convertido ya en todo un fenómeno de masas, parte de la cultura popular a nivel mundial. Sus producciones son de mucho nivel y el público lo agradece de forma masiva, algo que ha servido para convertirla en la principal plataforma pago de de vídeo en streaming con mucha diferencia sobre sus competidores.

Actualmente, según fuentes de la compañía, Netflix tiene 300 millones de espectadores. Cómo se calcula esta cifra es un misterio, pero se puede confiar en que ellos son los primeros interesados en saber a ciencia cierta cuánta gente ve sus series y películas, pues es la única forma de calcular su impacto y alcance.

Los números de Netflix son buenos, excepcionalmente buenos, pero presentan un problema mayúsculo: la compañía no vive de sus espectadores sino de sus sucriptores, de los usuarios que pagan por tener acceso a su catálogo. Esos son bastantes menos, quedándose en “sólo” 104 millones, una cifra igualmente respetable.

Entre la gente que aprovecha el mes de suscripción gratis para ver Netflix y los que acceden a cuentas familiares o de familiares -que son cosas distintas-, resulta que sólo uno de cada tres usuarios paga una suscripción, un verdadero agujero contable por el que la firma deja de ingresar cientos de millones de dólares.

Evidentemente, el plan familiar es promovido de forma oficial, pero no deja de ser un agujero por el que millones de personas se cuelan para ver todo sin pagar o desembolsando mucho menos de lo que costaría un plan individual.

Convierte tu viejo televisor en una Smart TV con Netflix gracias a estas Android TV Boxes

Este es uno de los motivos por los que el precio de Netflix va a subir de forma inminente. Debido a la creciente competencia de HBO y Amazon Prime Video, no queda más alternativa que invertir cada vez más dinero en series y películas originales, cuya financiación tiene que proceder necesariamente de los usuarios que pagan.

La dificultad para hacer que todos sus usuarios se hagan suscriptores también explica las agresivas campañas publicitarias que la compañía practica. Para aumentar los ingresos no queda más remedio que ampliar la base de usuarios a nuevos sectores de la población, aunque sea a costa de incrementar también el número de personas que ven gratis sus contenidos.

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez