Tecnología

12 claves para luchar contra la desigualdad mundial usando la tecnología

12-claves-combatir-desigualdad-usando-tecnologia

La principal conclusión del Future Trends Forum de la Fundación de la Innovación Bankinter es que, a pesar de que las nuevas tecnologías incrementan la desigualdad, constituyen la única vía para hacer de éste un mundo más justo. Desde el organismo aportan claves en torno a este cambio positivo.

El avance de la tecnología en los últimos años ha sido arrollador, modificando una gran diversidad de ámbitos y sectores como la educación, la medicina, los hogares o el empleo. Si bien es cierto que por una parte, pueden generar desigualdad en el aspecto laboral con la destrucción de puestos de trabajo por la aparición de robots, la innovación tecnológica supone buenas noticias para la democratización educativa, la eficiencia sanitaria o los procesos administrativos. 

La discriminación sexual en Silicon Valley

En otras palabras, con buenas intenciones y un uso ético e igualitario, la universalización de las nuevas tecnologías es clave para reducir la desigualdad socioeconómica en nuestro planeta.

Para valorar la progresión del mundo en la era digital, The Legatum Institute Foundation, ha creado el Índice Global de Prosperidad, que entiende como tal la suma de prosperidad económica y bienestar social, y tiene en cuenta no sólo factores habitualmente como el Producto Interior Bruto (PIB), sino también el acceso a educación y sanidad, la facilidad para emprender un negocio, el nivel de inseguridad o la percepción de libertad de las personas.

12 puntos básicos para que la tecnología reduzca la desigualdad

Los expertos reunidos en el último Future Trends Forum identificaron más de 100 oportunidades para impulsar la prosperidad mundial, enumerando las 12 propuestas más interesantes:

  1. Democratizar Internet, considerándola un derecho humano: La red sin censura es una puerta a múltiples servicios fundamentales para los usuarios de todo el planeta.
  2. Utilizar mentores digitales basados en inteligencia artificial: Desarrollar un sistema de inteligencia artificial capaz de construir asesores digitales que ayuden a los estudiantes -independientemente de su nivel económico- a elegir sus trayectorias académicas, buscar trabajo o continuar su formación.
  3. Evaluar a los niños mediante pruebas digitales: Las pruebas a través de la red permitirán a los docentes conocer cuáles son las principales aptitudes y habilidades de su alumnado, pudiendo ajustarse mejor a sus necesidades y a su talento.
  4. Introducir la financiación por crowdfunding en el entorno educativo, de tal modo que las empresas puedan financiar la matrícula de alumnos sin recursos con gran potencial, a los que habrían identificado previamente gracias al Big Data.
  5. Introducir el Open Data en el ámbito de la salud: La información abierta y actualizada, en el campo de la salud y la investigación médica, ha salvado más vidas que muchas de las innovaciones sanitarias y farmacológicas de los últimos años. En el Future Trends Forum, se propuso que esa información abierta derive también en mayor “innovación abierta”.
  6. Desarrollar aplicaciones móviles para comunicar sobre las incidencias en el espacio público: La corrupción y la inseguridad pública son problemas que pueden remediarse mediante tecnologías sencillas, también aplicables al entorno corporativo. 
  7. Crear un banco digital de propiedad intelectual: Las grandes empresas pueden poner a disposición de pymes y emprendedores la propiedad intelectual que no utilizan, con el fin de que éstos creen nuevos productos y servicios. A cambio, pueden compartir la propiedad sobre las nuevas creaciones o cobrar una pequeña cuota.
  8. Crear un banco digital de capacidades: Las compañías podrían integrar sus programas de formación interna y los pongan a disposición de pymes, estudiantes y emprendedores, a cambio de una cuota que podría ser subvencionada por los poderes públicos u organizaciones sin ánimo de lucro.
  9. Introducir KPIs (indicadores) específicos sobre la desigualdad en la memoria de responsabilidad social de las empresas, e impulsar la obligatoriedad legal de contratar a proveedores que rebasen una determinada calificación.
  10. Crear una plataforma de economía colaborativa que contribuya a reducir los precios y que dé acceso a bienes de primera necesidad a cambio de una suscripción, que pudiera ser subvencionada por los poderes públicos u organizaciones benéficas.
  11. Potenciar la transformación digital del sector público: Las administraciones públicas necesitan una reestructuración y una computerización radical, adaptada al nivel de desarrollo tecnológico de ciudadanos.
  12. Obligatoriedad legal de destinar un porcentaje fijo de los beneficios a acciones destinadas a financiar el despliegue de conectividad en áreas rurales o deprimidas: En el caso de las instituciones académicas, la dotación de su financiación pública podría ajustase en función de su impacto social.

Vía | Expansión

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.