Social Media

Zuckerberg defiende la permanencia de Facebook en países sin libertad de expresión

Zuckerberg defiende la permanencia de Facebook en países sin libertad de expresión
Escrito por Manuela Astasio

El CEO de Facebook considera que su plataforma resulta más útil ayudando a conectar a la gente que enfrentándose a las leyes locales.

El CEO de la red social Facebook, Mark Zuckerberg, se unió la semana pasada a la lista de personalidades que se pronunciaron públicamente a favor de la libertad de expresión, tras el ataque a la revista satírica Charlie Hebdo y su equipo. Algunos quisieron puntualizarle entonces, recordando que su plataforma también bloquea páginas y publicaciones y opera en aquellos países donde el libre discurso está, precisamente, más restringido.

A Zuckerberg le sacaron el tema de nuevo en una sesión de preguntas y respuestas que ofreció ayer en la Pontificia Universidad Javieriana de Bogotá, Colombia, y se remitió a su postura oficial, que entiende como pragmática.

No puedes matar una idea”, escribía Zuckerberg en su perfil de Facebook el domingo, el día en el que había convocada en París una marcha de repulsa contra el atentado. “Resulta inspirador ver los vídeos en los que más de dos millones de personas de todas las edades, razas, religiones y contextos marchan juntos. Si seguimos conectados ningún ataque extremista –ni los de Nigeria, ni los de Pakistán, ni los de Oriente Medio ni África- se interpondrá en el camino de la historia hacia la libertad y aceptación para todos”, expresó.

“En mi perfil hablo de muchas cosas, la mayoría relacionadas con los objetivos de Facebook. Por eso pienso que era importante que dijera algo de los ataques en Francia, porque tenían que ver de forma específica con la libertad de expresión”, señaló Zuckerberg ayer en Bogotá.

¿Por qué Facebook, entonces, sigue operando en países que restringen la libertad de expresión?, le preguntaron desde el público. ¿Debería la red social enfrentarse a dichas leyes?

“Nuestra misión consiste en ayudar a que todo el mundo esté conectado y tenga una voz”, respondió el empresario. “No se me ocurren demasiados ejemplos históricos de empresas que, enfrentándose a una ley y siendo prohibidas, hayan ayudado a cambiar esa ley”, explicó.

Zuckerberg niega motivos económicos

“Si seguimos operando, en cambio, sí podemos ayudar al país de otras formas, como por ejemplo ayudando a la gente a que conecte son sus seres queridos, aprenda o encuentre un trabajo. Así que creo que nuestra responsabilidad es seguir con nuestra actividad”, ha señalado, en un razonamiento similar al que, por ejemplo, realizó Apple cuando un documental de la BBC investigó las condiciones laborales de los trabajadores de las plantas chinas donde se ensamblan piezas para la compañía de Cupertino.

El vicepresidente de operaciones de Apple, Jeff Williams, se dirigió entonces en una misiva a los trabajadores británicos de su firma, y se refirió al caso de Indonesia, un país donde la actividad de la compañía ha sido puesta en entredicho debido a la venta de estaño extraído de minas ilegales. “Apple tenía dos opciones”, dijo entonces, “podríamos haber forzado a nuestros proveedores a dejar de comprar estaño indonesio, lo cual habría sido lo más fácil y nos habría ahorrado críticas. Pero también habría sido el camino más cobarde, porque no habría hecho nada para mejorar la situación de los trabajadores ni del medio ambiente en Indonesia. Escogimos el segundo camino, que consiste en quedarse y tratar de encontrar una solución colectiva”.

En el caso de Facebook, la decisión de seguir operando en países sin libertad de expresión tampoco tiene que ver, asegura Zuckerberg, con motivos económicos. “Ya existen varios países en los que estamos bloqueados y nos va bien financieramente. Si nos bloquean en unos cuantos más, tampoco importaría demasiado. Se trata de nuestra misión, no de cumplir con objetivos económicos a corto plazo”, asegura.

El futuro está en la realidad aumentada

El caso es que Zuckerberg aprovechó, también, para hacer unas cuantas predicciones sobre el futuro de su sector, las redes sociales. Las dos primeras no eran nuevas: que dentro de diez años habrá muchísima gente en la red y que ésta se enviará más mensajes a través del móvil o de fotografías que de la interfaz web clásica.

Sin embargo, hizo un tercer pronóstico que sí ha ocupado más titulares: que el futuro de la informática está en la realidad aumentada. “Me resulta fácil imaginar que en el futuro llevaremos algo, parecido a unas gafas normales y no a esas tan raras que existen hoy (en referencia a las Google Glass), y que servirá para conectar con los que sucede a tu alrededor y comunicarte con los demás sin necesidad de interrumpir tus conversaciones mirando una pantalla”, predijo.  El pasado mes de julio Facebook cerró la adquisición de la startup Oculus VR, responsable de las gafas de realidad virtual Oculus Rift.

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.