La visión de Twitter, según el jefe de su departamento legal

Alexander Macgillivray Twitter libertad de expresiónEn 2009 Alexander Macgillivray (@amac) comenzó a trabajar como director del departamento legal de Twitter. Anteriormente trabajó durante unos seis años en Google, pero abandonó la compañía por la red social, una de las pocas que no sólo defiende la libertad de expresión de sus usuarios, sino que llega a defender a los propios tuiteros.

Este fue el caso de Malcolm Harris, un joven estadounidense que participó en las protestas de Occupy Wall Street, en las que fue detenido. Después, un tribunal neoyorquino solicitó su información personal a la compañía, que se negó a entregarla sin una orden judicial porque considera que los tweets pertenecen a los usuarios.

“Valoramos la reputación que tenemos por defender y respetar la voz de los usuarios”, explicó Macgillivray a The New York Times. Esto, según cree, es importante para la compañía, pero también para la percepción de los internautas, que podrían decantarse por otro servicio.

Tal vez por este motivo fue el propio directivo el encargado de pedir perdón después de que le compañía eliminase la cuenta de un periodista que criticó la cobertura de los Juegos Olímpicos de la NBC y publicó el correo electrónico laboral de uno de los responsables de la misma.

“No quieres que los intereses empresariales afecten a los juicios sobre contenido. Eso va en contra de los intereses corporativos. Va en contra de la confianza que tus usuarios tienen en tu servicio”, comentó.

De todos modos, también le quitó importancia al asunto en otra entrevista, en este caso con GigaOm, en la que aseguró que “se ha hecho mucho de ese momento”. “Nos dimos cuenta de que cometimos un error, nos sinceramos sobre el error mientras lo arreglamos y pedimos perdón a la persona… Espero que continuemos comportándonos de esta forma: darnos cuenta de nuestros errores y arreglarlos”.

En otras ocasiones el conflicto está entre los usuarios y la legislación de distintos países. A principios de año, la red social anunció que comenzaría a aplicar una suerte de ‘censura localizada’. Es decir, elimina contenido en países determinados cuando considera que incumple la legislación de estos. “Queremos ser útiles para el mayor número de personas que podamos. Desde luego, pensamos en lo que es Twitter para alguien con creencias impopulares”.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top